X

Belleza facial en siete retoques estéticos

María Elisa, una mujer de 42 años de edad, psicóloga y modelo publicitaria, confió la regeneración de su belleza facial a la Clínica Imema de Madrid y ha conseguido rejuvenecer con siete retoques, ya sean de ácido hialurónico en pómulos, surcos nasogenianos y labios o de bótox para la sonrisa gingival, patas de gallo, entrecejo y líneas de expresión en la frente

“Para mí era fundamental que la intervención estética me devolviera frescura y juventud, pero todavía lo era más sentirme bien conmigo misma; viendo el resultado en el espejo sin excesos o desproporciones y comprobando que mi familia o mis amistades seguían reconociendo mi naturalidad y mi simpatía”, nos confiesa Elisa.

“Además, mis ojos, grandes y expresivos, ya se están cayendo y mi piel había perdido elasticidad. Me estaba desfigurando. El bótox y el ácido hialurónico han logrado revertir la situación. He recuperado una mirada muchísimo más descansada. Estos son los objetivos que buscaba: este tratamiento de belleza facial ha sido perfecto”, apunta.

Para el Dr. Eduardo López Bran, cirujano especialista en trasplante capilar y director médico de la Clínica Imema, la dermatología no es sino una mano amiga que ayuda a destacar por fuera la belleza que todos y todas llevamos en nuestro interior.

“Más aún en la actualidad, ya que la sociedad en su conjunto concede una grandísima importancia a la imagen personal, especialmente a la cara, que se ha convertido en un reflejo de nuestro estado psicológico: una imagen facial fresca y simpática es sinónimo de salud y bienestar”.

Las claves de la belleza facial

Dos son las variables que determinan la opinión de l@s pacientes a la hora de decidir si concretan o no un tratamiento de belleza: tanto el médico o la médica como la calidad y seguridad de las técnicas y los productos sanitarios que se emplean.

“Ambas son imprescindibles para la medicina, sea estética, tricológica o de cualquier especialidad relacionada con la salud de las personas. Las dos variables tienen que interactuar al unísono, de manera complementaria, mejorando el resultado final”.

“El ejercicio de la actividad profesional basado en la formación y la experiencia clínica garantizan, siempre en un entorno sanitario seguro, bajo criterios estrictos de ética y calidad, que se apliquen los mejores tratamientos a disposición de los pacientes con el único fin de satisfacer sus necesidades y deseos”.

Dr. Eduardo López Bran

Por este motivo insoslayable, la Clínica Imema, especializada en trasplante capilar y medicina estética, cuenta con un equipo de especialistas de primer nivel, como la Dra. Alba Ruiz Allende, médica de familia y responsable de la Unidad de Medicina Estética.

“La felicidad de nuestr@s pacientes es el único objetivo de nuestro trabajo, y en Imema siempre lo conseguimos sin escatimar en la tecnología y calidad de las sustancias farmacológicas que aplicamos: tanto es así que el ácido hialurónico y la toxina botulínica (bótox) de los diferentes tratamientos son ‘marcas top‘ de la industria farmacéutica”, subraya la Dra. Alba Ruiz.

Belleza facial con ácido hialurónico en los pómulos

El relleno con ácido hialurónico de alta densidad en la zona de los pómulos es una técnica que permite remodelar las facciones del rostro mejorando el aspecto y la densidad de las mejillas de nuestr@s pacientes.

Además de ser una excelente alternativa para conseguir un efecto de estiramiento de la piel (“lifting“), obtenemos unos pómulos de aspecto natural.

Inyectamos el ácido hialurónico en los puntos correctos del pómulo, por encima de la estructura ósea, haciendo que los tejidos más superficiales recuperen el volumen perdido, eliminando la flacidez.

A pesar de que en esta zona del pómulo no se encuentren estructuras vasculares y arteriales importantes, es un procedimiento muy seguro siempre que lo implemente un profesional experimentado.

Asimismo, el trabajo en los pómulos mejora el aspecto tanto de las ojeras como de los surcos nasogenianos: previene la caída de la cara hacia abajo, (llamada cara derretida), una característica del paso del tiempo.

Belleza facial con ácido hialurónico en los surcos nasogenianos

Los surcos nasogenianos son líneas de expresión que aparecen en el rostro debido a la cantidad de músculos que tenemos en la boca y los movimientos que realizamos al sonreír, hablar o gesticular.

Para corregir los surcos inyectamos con finas agujas ácido hialurónico, el cual se encargará de eliminar las arrugas de esta zona y dotar al rostro de un aspecto mucho más joven.

La intervención, insisto, siempre debe estar en manos de un buen profesional, ya que esta zona está atravesada por arterias y vasos faciales.

Belleza facial con ácido hialurónico en los labios

Es una de las técnicas más demandadas en la medicina estética por aportar volumen, definición, simetría y armonía a los labios.

Mínimamente invasiva, consiste en inyectar y rellenar los labios con ácido hialurónico al gusto del paciente: dependiendo del tipo de ácido que se escoja, el labio superior y el labio inferior podrán quedar más jugosos o solo con apariencia de hidratación.

En manos de un buen profesional es una técnica muy segura, pero hay que demostrar un especial cuidado en la zona central del labio, donde el riesgo de necrosis es mayor, aunque sea un episodio fisiológico extremadamente raro.

El remodelado de labios con ácido hialurónico es uno de los tratamientos más demandados entre las mujeres y uno de los que mayor felicidad aporta a nuestr@s pacientes.

Tratamiento antiarrugas con bótox: belleza facial sin patas de gallo y líneas de expresión en el entrecejo y la frente

Este procedimiento rejuvenecedor (“anti-aging“) se encarga de relajar ciertos músculos del rostro para evitar y disminuir las  marcas de expresión, como las patas de gallo, las arrugas que se forman en la frente al levantar las cejas y las que se forman en el entrecejo cuando mostramos enfado.

La técnica consiste en la infiltración de toxina botulínica (más conocida por bótox), mediante una aguja muy fina, en el tercio superior del rostro para relajar los músculos responsables de marcar las líneas de expresión, normalmente por la edad del paciente.

Además, previene la aparición de nuevas arrugas. El resultado se notará a partir del tercer día de su aplicación. El bótox es adecuado para la inmensa mayoría de personas, salvo embarazadas o pacientes de ciertas enfermedades neurológicas. 

Y ocultar la sonrisa gingival, un toque de belleza facial con bótox

Cabe la posibilidad cierta de enseñar las encías superiores de la boca cuando sonreímos, lo que se denomina sonrisa gingival. Hay personas a las que desagrada esta visualización temporal de las encías, aunque esta característica forme parte de su expresión natural.

El tratamiento para corregir la sonrisa gingival emplea infiltraciones de bótox en dos puntos muy concretos de los músculos responsables de la elevación del labio superior, en la zona inferior de la nariz.

De esta forma, la próxima vez que la paciente se ría, este labio subirá en menor medida, mostrando los dientes pero no la encía.

Es un procedimiento sencillo, rápido e indoloro, sin efectos secundarios, cuyo resultado se observará cuatro días después de la intervención. 

Elisa había insistido en que el resultado del tratamiento estético fuera “supernatural”, atestigua la Dra. Alba Ruiz Allende, quien añade que, sin duda alguna, es el objetivo “marca” de la casa:

“Que la gente te vea mejor y que nadie especule con el tratamiento… En Clínica Imema reponemos y mejoramos la belleza de cada persona por fuera y, de paso, por dentro, pero sin excesos de ningún tipo. Todo en su justa medida”.

Dra. Alba Ruiz Allende

María Elisa, o Elisa, que así le gusta que le llamen, se ve estupenda ante el espejo tres semanas después de este tratamiento facial completo.

“He conseguido el resultado deseado incluso antes de lo que yo esperaba, que básicamente consistía en eliminar las arrugas de expresión. El bótox y el ácido hialurónico que me han puesto es genial y me siento perfecta”, nos cuenta.

“Además, puntualiza, si no me acomodara a mi nueva sonrisa, sin mostrar mis encías como antes, sé que es fácil de cambiar, ya que es una cuestión de tiempo volver a mi antigua expresión: sencillamente, en pocos meses no repetiría la parte del procedimiento sobre la sonrisa gingival”.

“También, dentro un tiempo, he decidido que aumentaré la densidad del ácido hialurónico para mis labios, puesto que elegí una categoría muy fluida y ahora quiero más volumen”, añade.

Para Elisa, la belleza exterior es un complemento imprescindible de la autoestima. “Es un reflejo de nuestro estado de ánimo”, concluye con satisfacción.

El Dr. Eduardo López Bran refuerza con este ejemplo uno de sus mensajes dermatológicos más mediáticos: “La piel sana, joven y bonita es sinónimo de salud. Y si a la par ayudamos a reverdecer un estado emocional eufórico, nuestra piel lucirá como el sol del amanecer”.