X

Tres entidades se unen para reducir el estigma de la obesidad y acabar con el bullying

El fenómeno bullying o acoso escolar sigue disparando la alarma social. Por ello, la Sociedad Española de la Obesidad (SEEDO), la Gasol Foundation y la Asociación Bariátrica Hispalis (ABHispalis), unen fuerzas y se comprometen a crear entornos saludables, de respeto y sin prejuicios

EFE/EPA/GUILLAUME HORCAJUELO.

Con el inicio del nuevo curso escolar, se hace especial hincapié en que los niños y niñas con sobrepeso son más propensos a sufrir bullying por parte del resto de alumnos.

Las tres entidades han mostrado su compromiso para fomentar la concienciación social y crear espacios seguros y sanos donde no importe el cuerpo, la etnia, o el género; reduciendo el estigma de la obesidad.

Además, han mostrado su más sincero apoyo a todas las familias, niños, adolescentes y adultos que sufren o han sufrido en algún momento de su vida algún tipo de acoso o burla por su aspecto físico.

Bullying por imagen corporal

El bullying por imagen corporal, como su propio nombre indica, es el acoso, burla o desprecio, que una o más personas ejercen contra otra por su aspecto físico, generalmente cuando se trata de un “cuerpo no normativo“.

Un cuerpo normativo es lo que la sociedad ha determinado como “normal”, asignándole unas características concretas, lo mismo que pasa con el género y el resto de prototipos sociales.

A pesar de haber evolucionado en muchos otros aspectos, todavía hay un gran estigma en cuanto a la imagen personal, relegando a un segundo plano la personalidad, que es lo que debería primar siempre.

Javier Butrageño, vocal de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO) y coordinador del Grupo de Trabajo de Ejercicio Físico y Obesidad, explica que uno de cada cuatro alumnos en algún momento de su vida sufre acoso escolar por diferentes temas. “Sin embargo, el tema de la imagen corporal lo tenemos muy normalizado y además hay mucho estigma frente a lo que es el sobrepeso y la obesidad”, añade.

Grupo de niños cogidos de la mando jugando. EFE/EPA/YURI KOCHETKOV

¿Cómo puede afectar el bullying?

El rechazo que muchas personas sufren debido a su imagen física conlleva muchas consecuencias, afectando tanto a su salud física como mental.

Las tres entidades aseguran que varios estudios han probado que la victimización por acoso, particularmente la victimización basada en el peso, se asocia con una probabilidad del 40% al 50% de sentirse triste, deprimido y peor consigo mismo.

El experto sostiene que el efecto que va a causar el bullying dependerá mucho del contexto que tenga el niño o niña detrás, principalmente, de si recibe apoyo o no. “Pueden empezar a aparecer emociones como la tristeza, soledad, baja autoestima…”.

Dependiendo del grado de intensidad que el acoso alcance y sobre todo, de si siente solo o no el niño, se pueden desencadenar otros problemas, tales como problemas de conducta alimentaria, de ortorexia, e incluso otros más graves, pudiendo llegar inclusive a riesgo de suicidio en casos muy extremos.

¿Qué hacer frente al acoso?

Para prevenir el acoso, es fundamental que la sociedad esté educada en cuanto a salud, entendiendo la imagen corporal, y sobre todo, educarse en apoyo y comunicación, “una asignatura pendiente en nuestra sociedad”, señala Butrageño.

Las tres sociedades coinciden en que es necesario que los colegios y escuelas lleven a cabo una educación en valores, tolerancia y diversidad corporal. El objetivo es hacerlo a través de diferentes charlas con fundaciones o sociedades para que estas puedan concienciar a los niños y entiendan el daño que pueden producir cuando hacen ese tipo de acusaciones o burlas.

“Entre las entidades que nos dedicamos a la promoción de la salud infantil, debemos tener una mirada sensible hacia el estigma alrededor del peso y ofrecer recursos a todo el entorno de los niños y niñas para prevenir que estas situaciones se sigan repitiendo en nuestra sociedad”, comenta Cristina Ribes, directora ejecutiva de la Gasol Foundation en Europa.

Además, han acordado crear entornos protegidos, donde los profesores y alumnos puedan comunicarse y tratar cualquier tema libremente, sin sentirse excluidos, sin miedo. Asimismo, también es importante que haya un compromiso contra el acoso escolar, que no se mire hacia otro lado y se afronte este problema, ya que cada día es más frecuente y posiblemente, exista en todos los colegios.

Por último, manifiestan su objetivo de denunciar a la violencia por imagen corporal. “Somos conscientes del trabajo que tenemos que hacer desde nuestra sociedad para educar en salud y explicar correctamente, y a todos los niveles, las dificultades que conlleva esta enfermedad que es la obesidad”, señalan desde la Junta Directiva de SEEDO.