X

Día Mundial contra la Hepatitis: con el foco puesto en la B y la C

Con el foco puesto en la hepatitis B y C, y también en la D, este jueves se celebra el Día Mundial contra las Hepatitis Víricas, que en sus casos más graves provocan enfermedades hepáticas severas y cáncer de hígado.

En Reino Unido, se descubrieron los primeros casos de una rara hepatitis infantil de origen desconocido. EFE/Neil Munns

El Día Mundial contra las Hepatitis Víricas coincide este año con un brote de hepatitis infantil aguda de origen desconocido, del que se han registrado hasta mediados de julio un total de 1.010 en 35 países, entre ellos 22 mortales. En un 5 % de los casos (46 en total) los niños necesitaron trasplantes.

Casi la mitad de los casos se han identificado en Europa, con 272 en Reino Unido, aunque el país más afectado es Estados Unidos, con 334 casos. Otros países con varias decenas de casos son Italia (36), España (40), México (69), y Japón (67).

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), este nuevo brote sirve para recordar los miles de casos de hepatitis víricas agudas que afectan cada año a niños, adolescentes y adultos.

La mayoría de las hepatitis agudas causan síntomas leves e incluso pueden pasar desapercibidas, pero en algunos casos provocan complicaciones e incluso la muerte.

Se estima que en 2019 se produjeron en el mundo 78.000 muertes por complicaciones de infecciones agudas por los virus de las hepatitis A, B, C, D y E. Las iniciativas mundiales priorizan la eliminación de las hepatitis B, C y D.

A diferencia de las hepatitis víricas agudas, estos tres virus causan hepatitis crónicas que duran décadas y provocan más de un millón de defunciones al año por cirrosis o cáncer de hígado; además, están detrás de más del 95% de las muertes por hepatitis.

En el Día Mundial contra la Hepatitis 2022, la OMS vuelve a subrayar la necesidad de acercar la atención sobre las hepatitis a los centros de atención primaria y a las comunidades para dar más acceso al tratamiento y la atención, sea cual sea el tipo de hepatitis que se padezca. 

El objetivo de la OMS es eliminar las hepatitis víricas de aquí a 2030. Para lograrlo, ha pedido a los países que fijen las siguientes metas específicas:

1.- Reducir en un 90% las nuevas infecciones por las hepatitis B y C

2.- Reducir en un 65% las muertes por cirrosis y cáncer de hígado

3.- Diagnosticar al menos el 90% de los casos de hepatitis B y C

4.- Tratar al menos al 80% de las personas que reúnen los requisitos para ello.

La Organización Mundial de la Salud recuerda además que un tercio de la población mundial está infectada con el virus de la hepatitis B. 

En particular, los tipos B y C provocan enfermedad crónica en cientos de millones de personas y, en su conjunto, son la causa más común de defunciones relacionadas con cirrosis hepática, cáncer y hepatitis viral.

Día Mundial contra la hepatitis

En este Día Mundial contra la Hepatitis, la Federación Nacional de Enfermos y Transplantados Hepáticos ha divulgado las siguientes infografías sobre los tipos conocidos de hepatitis, sus síntomas y causas, para concienciar en informar a la población sobre esta patología.

1.- Virus de la hepatitis A: está presente en las heces de las personas infectadas y se suele transmitir por consumo de agua o alimentos contaminados, además de por ciertas prácticas sexuales.

Las infecciones tienden a ser de carácter leve, con pronta recuperación e inmunidad contra futuras infecciones; no obstante, hay casos graves y altamente mortales.

2. -Virus de la hepatitis B: se transmite por exposición a sangre, semen y otros líquidos corporales infecciosos, además de transmisión de madre infectada al bebé en el momento del parto o de un miembro de la familia al bebé.

También es posible contagiarse a través de transfusiones sanguíneas, pinchazos con instrumentos o agujas contaminadas y consumo de drogas inyectadas.

Los infectados pueden desarrollar una infección aguda que durará unas semanas sin secuelas o bien crónica, que puede desembocar en una enfermedad hepática grave.

3.- Virus de la hepatitis C:  se transmite en un elevado porcentaje por exposición a sangre contaminada, es decir, transfusiones de sangre y derivados contaminados, inyecciones con instrumentos contaminados de carácter médico y el consumo de drogas inyectables.

La transmisión sexual es otra vía de infección pero es mucho más difícil que se produzca. También puede desarrollar una infección aguda o crónica.

4. – Virus de la hepatitis D , las infecciones se producen en personas infectadas con el virus de la hepatitis B.

5.- Virus de la hepatitis E , al igual que el A, se transmite por  consumo de agua o alimentos contaminados. Este virus es una causa común de brotes epidémicos de hepatitis en las zonas en desarrollo y también está apareciendo en los países desarrollados. 

Según datos de la OMS, uno de cada tres habitantes del planeta -alrededor de 2.000 millones de personas- está infectado por el virus de la hepatitis B, y uno de cada 12 padece infección crónica por el VHB o el VHC.

La mayoría ignoran que padecen la infección, pero se enfrentan a la posibilidad de contraer una enfermedad hepática debilitante o mortal en algún momento de la vida, así como de transmitir, sin saberlo, la infección a otros.

En conjunto, los virus de la hepatitis B y de la C son la causa principal de cáncer del hígado en el mundo, y representan el 78% de los casos.

Vídeo de la OMS/OPS para el Día Mundial contra la Hepatitis

Las vacunas

Para la hepatitis A, se cuenta con vacunas seguras y eficaces para su prevención. Para la B también existe una vacuna segura y eficaz.

En cuanto a la hepatitis C, no  hay vacuna contra la infección pero es la menos contagiosa de todas. 

Para el virus de la hepatitis D, el estar protegidos contra la B, nos blinda contra la D y en el caso de la hepatitis E, se han obtenido vacunas seguras y eficaces para su prevención pero con una mala distribución.

España, primer registro de pacientes con hepatitis D

También con ocasión de este Día Mundial contra las Hepatitis víricas, la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) ha informado de la creación del primer Registro de Pacientes con hepatitis D, que incluye a 213 pacientes con seguimiento activo en 15 hospitales españoles.

Con una media de edad de 52 años, el 54% de estos pacientes son varones, el 57% nacieron en España y el 21% en Europa del Este. El tiempo medio de seguimiento fue de 6 años.

La hepatitis delta crónica es una enfermedad potencialmente mortal que solo afecta a personas infectadas por el virus de la hepatitis B (VHB).

En España, según la Encuesta de Seroprevalencia del Ministerio de Sanidad un 0,22% de la población tiene infección activa por hepatitis B (cerca de 90.000 personas) mientras que en otros estudios epidemiológicos este porcentaje asciende al 0,5%.

De ellos, se estima que el 5% están coinfectados con la D. Esta coinfección conduce a una enfermedad hepática más grave que el VHB por sí solo y se asocia con una progresión más rápida de la fibrosis, mayor riesgo de desarrollar cirrosis hepática y tasas más elevadas de cáncer de hígado y muerte.

En el momento del diagnóstico, el 45% de los pacientes cuyos datos incluye el Registro tenía ya una cirrosis, el 19% presentaba hipertensión portal.

Desde la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) se considera que la creación de este Registro es un avance fundamental para un mayor conocimiento de la infección y un mejor manejo de la enfermedad, si bien consideran necesarias otras medidas para solucionar el problema del infradiagnóstico y del diagnóstico tardío.

La AEEH hace además un llamamiento a las autoridades sanitarias para priorizar la inclusión de nuevos fármacos, como el bulevirtide, como alternativas terapéuticas para estos pacientes.

Noticias relacionadas