• Pilar González Moreno

Yo cambio el mundo cambiándome yo

En este marco acaban de poner en marcha, en colaboración  con el Colegio de Médicos, un seminario para ayudar a los profesionales de la salud a superar las frustraciones de su trabajo diario, ya que se trata de un colectivo profesional más expuesto a padecer el llamado síndrome del trabajador quemado, que deriva en cansancio emocional y despersonalización.

EFESalud ha hablado con la directora del proyecto, la ingeniero civil y pedagoga, Laura Martínez, y con una de las ponentes del seminario, la psicoanalista y especialista en Medicina Interna, Alejandra Menassa.

“Para ser capaces de cambiar nuestro entorno debemos rescatar nuestro poder individual”, defiende Laura Martínez , y los cambios internos, los más personales, suponen “el reto más difícil de nuestras vidas, porque requieren evaluarnos profundamente. Cuestionar nuestras creencias y patrones mentales”.

Con “Yo cambio el mundo cambiándome yo” se busca potenciar el desarrollo personal y el empoderamiento de cada individuo en todos los ámbitos de su vida, de forma que los cambios y mejoras alcanzados a nivel particular se reflejen paralelamente en cambios y mejoras a nivel colectivo.

Los equipos médicos acompañan al paciente a comprobar la eficacia de la neurocirugía en el equipo de la resonancia magnética de 3 Tesla.
Los equipos médicos acompañan al paciente a comprobar la eficacia de la neurocirugía en el equipo de la resonancia magnética de 3 Tesla. Facilitada por la CUN

Para lograrlo, la Fundación ofrece actividades divulgativas y de concienciación, actividades formativas, y servicios profesionales de coaching, consultorías. Durante este primer año se han dictado seminarios y formaciones a más de 600 personas.

Y es dentro de estas actividades en las que se enmarca el seminario dirigido a los médicos.

Alejandra Menassa explica que hay que tener en cuenta que el médico es un profesional que está todos los días muy cerca de la muerte, de la enfermedad y el sufrimiento, y es por tanto fundamental que cuide su salud para poder cuidar de la salud de los otros.

Cualquier trabajador es susceptible al desánimo y a perder el entusiasmo por su trabajo, pero los que mantienen contacto directo con el público corren mucho más riesgo de sufrir el síndrome del burnout, o síndrome del trabajador quemado, como es el caso de los profesionales de la salud.

Y a juicio de Menassa, la labor del médico es fundamental en la ecuación de producción de salud , luego es imprescindible que cuide también de su salud y para ello es importante que aprenda a separar lo que le compete al paciente de lo que le compete a él como facultativo.

 

También a no personalizar si tiene enfrente a un paciente agresivo para evitar ser hostil y a no caer en determinados prejuicios o temores.

En estos cursos y seminarios explican que la satisfacción personal depende mucho de nuestra autoestima y la autoestima tiene tres fuentes principales: los resquicios del narcisismo infantil, los logros sociales/laborales y el amor (amar y sentirse amado).

Y también que hay dos actitudes si uno no es feliz o algo le disgusta: la primera es pasiva y consiste en hacer responsables a los demás, al exterior, y mantenerse en la queja y la segunda, es proactiva y consiste en averiguar que puede cambiar de lo que no le gusta y gestionar ese cambio.