España tiene un gran potencial investigador y clínico y se sitúa entre los diez primeros países en publicaciones científicas sobre cáncer y en el segundo puesto en la realización de ensayos clínicos. Sin embargo, la comunidad investigadora se enfrenta a grandes retos en emprendimiento e innovación en oncología. Estas diez propuestas pretenden contribuir a dar un cambio de rumbo.

Diez propuestas para impulsar el emprendimiento en oncología
Infografía SEOM/ASEICA

La Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer (ASEICA) y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), en el Día de la Innovación en Cáncer”, han elaborado un decálogo de propuestas para conseguir una actividad de emprendimiento e innovación más eficiente en España:

  • 1. Aumentar la financiación en I+D+I hasta los valores medios en Europa, haciendo compatible la investigación con la innovación y transferencia de conocimiento.
  • 2. Potenciar convocatorias específicas y regulares para financiar actividades de transferencia e innovación. Recuperar pruebas de concepto y otros proyectos semilla que faciliten la constitución de empresas de base tecnológica (startups o spin-offs).
  • 3. Definir un marco regulatorio que promueva la innovación en el sector oncológico, facilitando la generación y licencia de patentes, así como la realización de ensayos clínicos académicos.
  • 4. Dotar a las oficinas de transferencia de tecnología (OTRIs) en instituciones académicas y clínicas con mayores medios y personal para dinamizar acciones de emprendimiento.
  • 5. Fomentar la formación y capacitación del personal investigador en áreas del emprendimiento y la gestión empresarial.
  • 6. Proteger el tiempo de investigación en centros hospitalarios, compatibilizándolo con la actividad asistencial.
  • 7. Aumentar el peso de la innovación en procesos de evaluación del personal investigador tanto en ambientes básicos como clínicos.
  • 8. Fomentar la colaboración público-privada en el desarrollo de nuevos tratamientos oncológicos, promoviendo la creación de consorcios y alianzas estratégicas entre empresas, centros de investigación e institutos sanitarios.
  • 9. Incentivar y fomentar la inversión en empresas y proyectos innovadores en el campo de la oncología.
  • 10. Concienciar a las administraciones y a los organismos financiadores sobre la importancia de la cultura del emprendimiento e innovación en beneficio de una medicina personalizada y más equitativa.

Medidas con las que ASEICA y SEOM creen que España podría mejorar su posición competitiva en la innovación y el emprendimiento en oncología, creando también puestos de empleo altamente cualificados.

Las piedras en el camino

Según el informe “Las cifras del cáncer en España 2023” elaborado por SEOM en colaboración con la Red de Registros de Cáncer en España (REDECAN), en España se diagnosticarán casi 280.000 casos de cáncer este año.

Se estima, además, que uno de cada dos hombres, y una de cada tres mujeres podría desarrollar algún tipo de tumor durante su vida.

“Gracias a la investigación y a los avances terapéuticos, la esperanza de vida media de los pacientes con cáncer se ha duplicado en los últimos 40 años; sin embargo, las enfermedades oncológicas siguen siendo una de las principales causas de mortalidad en este país, representando casi el 29 % del total de fallecimientos”, indica el oncólogo Javier de Castro, secretario de SEOM.

Por eso es necesario seguir apostando por la innovación y el emprendimiento en oncología y uno de los principales hándicaps es la “falta de financiación”.

Aunque las partidas presupuestarias del Estado dedicadas a la investigación han ido en aumento, así como la inversión de la industria y de los particulares, el porcentaje del PIB que se dedica a I+D+I (1.42 %) sigue siendo considerablemente inferior a países de nuestro entorno, como el 2.4 % de la media europea, el 3.2 % de Alemania o el 4.8 % de Israel.

“Que consigamos ser competitivos en estas condiciones es realmente heroico” opina la presidenta de ASEICA, Marisol Soengas quien advierte: “Se están perdiendo muchas oportunidades en la transferencia de conocimiento a la sociedad”.

Otro de los problemas es que el personal investigador carece habitualmente de la formación adecuada en innovación y emprendimiento. ”Nuestros investigadores carecen de herramientas y conocimiento para negociar y desarrollar sus ideas desde un punto de vista empresarial” lamenta el oncólogo Luis Paz-Ares, anterior presidente de ASEICA.

La presidenta de SEOM, la oncóloga Enriqueta Felip, también apunta a la “falta de colaboración entre las empresas, los centros de investigación y los institutos sanitarios” como un “obstáculo para la innovación” y el emprendimiento en oncología.