Una alteración del lenguaje producida por un fallo en el sistema nervioso. Esto es la afasia, la patología que ha retirado al actor Bruce Willis y que impide al paciente escribir, leer o hacerlo correctamente además de no comprender lo que le dicen los demás y a veces solo poder hablar con monosílabos. En España, unas 350.000 personas padecen afasia

¿Qué es la afasia? La alteración del lenguaje que ha retirado a Bruce Willis
Imagen de Bruce Willis en 2019/EFE/ Will Oliver

“Bruce ha estado experimentando algunos problemas de salud y recientemente ha sido diagnosticado con afasia, lo que está afectando sus capacidades cognitivas. Como resultado de esto y tras mucha reflexión, Bruce se retira de una carrera que ha significado mucho para él”, reza el texto publicado en Instagram en el que se informa de este problema de salud del actor de “Pulp Fiction” o “El sexto sentido”, entre otras destacadas películas. Tiene 67 años.

¿Pero, qué es la afasia?

La Asociación de Ayuda a la Afasia la define como “una alteración del lenguaje producida por un fallo en el sistema nervioso. Un problema de comunicación que lleva implícito un problema social. Esta incapacidad total o parcial, implica dificultades relacionales en la vida de las personas que la sufren”.

La afasia viene provocada por lesiones cerebrales que, en su mayoría, afectan al hemisferio izquierdo del cerebro, lo que significa que un hablante normal de una lengua puede devenir en un paciente afásico si, tras un accidente cerebral, queda alterada una zona del cerebro.

Un traumatismo craneal provocado por un accidente de tráfico, los émbolos, los aneurismas y algunos tipos de tumores y de infecciones pueden producir lesiones afásicas, aunque también algunas enfermedades, como la diabetes, y el consumo de alcohol y tabaco hacen que los sujetos sean más sensibles a esta alteración.

No obstante, se desconoce la causa real que provoca una afasia ya que, en última instancia, es una lesión orgánica que se produce de manera fortuita y accidental.

El paciente afásico es una persona “normal” en todo excepto en lo que se refiere al lenguaje, pues no puede escribir, leer o no lo hace correctamente; no comprende lo que le dicen los demás y solo puede hablar con monosílabos.

Personas conocidas con afasia son, entre otras, la actriz Emilia Clarke, protagonista de “Juego de Tronos”; el humorista británico Terry Jones, fundador de los Monty Python; o el director de cine italiano Michelangelo Antonioni.

La Sociedad Española de Neurología explica la afasia

Hoy, tras conocerse ayer la noticia, la Sociedad Española de Neurología (SEN) ha difundido una explicación de la afasia.

La afasia es un trastorno en el lenguaje producido como consecuencia de una lesión o una alteración en el funcionamiento en las partes del cerebro responsables de la expresión, la comprensión, la lectura y/o la escritura.

En función de las áreas cerebrales en las que se localice la lesión y de su grado, la afasia puede tener distintos tipos de gravedad y el paciente manifestará problemas diferentes en el lenguaje.

Algunas personas con afasia tienen problemas en el empleo de las palabras o a la hora de construir oraciones, otras personas pueden tener problemas para entender a los demás, algunas personas pueden tener problemas tanto de expresión como de comprensión, otras personas pueden tener problemas con la lectura y la escritura…

La afasia no es una enfermedad, es un síntoma de que se ha producido una lesión en el cerebro y las causas pueden ser diversas.

En ocasiones, esta alteración del lenguaje puede ser transitoria (como puede ocurrir en pacientes con epilepsia, con migraña con aura o con ataques isquémicos transitorios), en otras persisten mientras se manifieste la enfermedad (ictus, infecciones -como por ejemplo una encefalitis- o un tumor cerebral) y en otras forman parte de una enfermedad neurodegenerativa,  como en la afasia primaria progresiva, que es un síndrome clínico asociado a demencias como la enfermedad de Alzheimer o la demencia frontotemporal.

No obstante, las principales causas de la afasia son: haber sufrido un ictus, un traumatismo craneoencefálico, una infección (como por ejemplo una encefalitis), un tumor cerebral, o algún tipo de enfermedad neurodegenerativa (como por ejemplo Parkinson o algún tipo de demencia, como Alzheimer).

Sin embargo, la mayoría de las personas van a necesitar rehabilitación a manos de expertos del lenguaje, logopedas y foniatras, etc. y en estos casos, la recuperación de las habilidades del lenguaje suele ser un proceso relativamente lento y el grado de recuperación variable, pudiendo permanecer secuelas y siendo complicado que recuperen la normalidad anterior a la lesión.

En función de las características y gravedad de la enfermedad subyacente, el paciente presentará una capacidad variable de recuperación. Si el daño cerebral es leve, existe la posibilidad de que la persona recupere las habilidades del lenguaje sin tratamiento.

Por otra parte, si la afasia se ha producido por una enfermedad neurodegenerativa, que en estos casos se denomina afasia progresiva, el paciente va a ir empeorando progresivamente a medida que avance su enfermedad.

Más posibilidades de afasia a partir de los 60 años

La afasia puede afectar a cualquier edad, pero es más común que afecte a personas adultas, sobre todo a partir de los 60 años.

En España, y según datos de la SEN, más de 350.000 personas padecen afasia y cada año se producen unos 25.000 nuevos casos.

Logo SEN
Logo de la Sociedad Española de Neurología