El test de Mantoux es una prueba cutánea que se lleva a cabo para saber si una persona ha estado en contacto con la Mycobacterium, la bacteria causante de la tuberculosis. El especialista inyecta en la cara anterior del antebrazo una sustancia que contiene restos del antígeno del bacilo, que no produce infección, de la […]

El test de Mantoux
La Red TBS ha organizado la I Jornada Iberoamericana de Actualización: TB – COVID-19.
  • 10 de noviembre, 2017
  • Redacción EFESALUD

El test de Mantoux es una prueba cutánea que se lleva a cabo para saber si una persona ha estado en contacto con la Mycobacterium, la bacteria causante de la tuberculosis. El especialista inyecta en la cara anterior del antebrazo una sustancia que contiene restos del antígeno del bacilo, que no produce infección, de la tuberculosis (proteína PPD). Cuando un paciente está en contacto en alguna ocasión con esta bacteria, genera defensas contra ella, independientemente de que la infección se haya desarrollado o haya permanecido latente, lo que se traduce en una reacción en la zona del pinchazo. El objetivo de esta prueba es reactivar estas defensas que han permanecido en el cuerpo sin dar una señal. El médico debe valorar la zona del pinchazo entre 48 y 72 horas después de la prueba. Si la lesión producida tiene 5 mm o más de induración, la prueba es positiva.