Un grupo de investigadores de las principales instituciones científicas europeas ha consensuado un documento en el que señalan cuáles han sido las principales carencias y problemas que se han detectado durante la pandemia y los desafíos a atender para hacer frente a futuras crisis sanitarias

La ciencia señala las carencias de la pandemia y los desafíos para el futuro
Universidad Complutense de Madrid/Fundación Lilly

La ciencia señala las carencias de la pandemia y los desafíos para el futuro

“La covid-19 ha demostrado con qué contundencia una pandemia o una crisis similar puede golpear a la humanidad”, señala el documento.

Y concluye: “Tenemos que reconocer que no estábamos preparados” .

El texto ha sido coordinado por un equipo de 12 científicos de seis instituciones científicas europeas: Max Plank, Helmholtz y Leibniz (Alemania); el Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) de Francia; el Consejo Nacional de Investigación (CNR) de Italia; y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España.

Los científicos han subrayado que una crisis de esta magnitud requiere “firmeza y acción política” basada en el conocimiento científico; la pandemia ha mostrado que queda “mucho trabajo por hacer” para mejorar la preparación y la resistencia de la sociedad, y que las regiones o los estados miembros no pueden afrontar estos desafíos de forma individual, sostienen.

“Este documento tiene el objetivo de analizar la respuesta que ha tenido la ciencia y la sociedad para hacer frente a la pandemia de covid-19, y aprender de las carencias que se han puesto de manifiesto para estar mejor preparados en el futuro”, ha manifestado Antonio Alcamí, investigador español del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid (CSIC-UAM), uno de los doce expertos que han elaborado las recomendaciones.

Alcamí, en una nota difundida por el CSIC, ha destacado que el papel de la ciencia ha sido esencial para abordar la crisis, y ha señalado que se ha puesto de manifiesto la necesidad de unir los esfuerzos a nivel internacional y disponer de herramientas para monitorizar la aparición de patógenos emergentes que puedan causar pandemias en el futuro.

“La pandemia ha mostrado que el intercambio de información ha sido clave para la rápida comprensión tanto de la evolución como de la fisiopatología de la infección por SARS-CoV-2”, ha explicado Diego Ramiro, director del Instituto de Economía, Geografía y Demografía (IEGD-CSIC) de España, integrante también del equipo de expertos que ha elaborado el informe.

Debate EFE
Diego Ramiro (derecha) en un debate celebrado en la Agencia EFE//David Fernández

Los países e instituciones que más han conseguido avanzar en la comprensión de la evolución de la pandemia son los que más rápidamente han producido y compartido datos fiables, actualizados y abiertos, ha destacado Ramiro.

El investigador ha subrayado la necesidad de mejorar aún más los sistemas de vigilancia europeos y globales, que integren sistemas de vigilancia rápidos y eficaces, que incluyan evaluaciones de detección temprana y que permitan la generación de datos de una forma rápida y fiable para el seguimiento en tiempo real de una crisis.

Respuesta ante futuras pandemias

El documento que han consensuado los científicos se centra en futuras pandemias similares en magnitud, riesgo de contagio e impacto, y resume las lecciones que se pueden extraer de la experiencia de la pandemia de covid-19.

Los científicos han concluido que en caso de que un contagio global no se pueda evitar, se debería buscar una estrategia de baja incidencia que tenga en cuenta los costes económicos y sociales en las diversas partes del mundo, y que para concitar la concienciación pública es necesario comunicar “con claridad” la estrategia de respuesta, el estado del conocimiento científico, las razones de cada medida y las potenciales incertidumbres.

Apuntan también la necesidad de adoptar previsiones legales en los niveles regional, nacional y europeo en las fases previas de las crisis, para evitar vacíos legales y permitir la rápida puesta en marcha de las medidas.

Las acciones de coordinación europeas y globales para la prevención, detección y mitigación deberían ser definidas con antelación a través del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), la Health Environment Research Agenda for Europe (HERA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), según los científicos.

Comité de expertos en pandemias

Se debería además establecer un comité de expertos en pandemias europeo, multidisciplinar y permanente bajo la autoridad de la HERA; y apoyar y desarrollar la ciencia abierta para estar preparados ante futuras pandemias.

salto virus hombre
FOTO EFE/Foto cedida por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas

El documento incide en la importancia de la investigación transdisciplinar para comprender mejor el comportamiento social relacionado con la emergencia y propagación de enfermedades infecciosas, de coordinar los ensayos clínicos a nivel europeo, y de contar con nuevas herramientas de diagnóstico y tecnologías para monitorizar aerosoles, que deben ser financiadas a nivel europeo.

Los científicos han constatado la importancia de las infraestructuras europeas e internacionales, como el European Virus Archive (EVA), InfraVec (infraestructura de mosquitos transgénicos) o Infrafrontier (modelos genómicos de mamíferos), que han sido fundamentales en crisis sanitarias relacionadas con virus, y las infraestructuras de datos, como las que buscan identificar biomarcadores.

Apuestan además por considerar los efectos colaterales de la pandemia y de las medidas de mitigación a largo plazo en otras áreas aparte de la sanitaria, y por hacer un análisis exhaustivo de coste-beneficio antes de decidir cierres de centros educativos, ya que pueden tener consecuencias negativas a largo plazo “difícilmente predecibles”.