En los últimos años se ha producido un aumento de las “fake news” en salud. Las noticias falsas son perjudiciales para el paciente, ya que se aprovechan de emociones, como el miedo, para falsear contenidos. Por ello, los expertos recomiendan verificar siempre la información.

Desinformación y acabar con las “fake news”, grandes retos en salud
Fotoilustración de la pantalla de un ordenador con un aviso de noticias falsas en Lima. EFE/Paolo Aguilar

Desinformación y acabar con las “fake news”, grandes retos en salud

Desde el inicio de la pandemia del coronavirus, la otra gran batalla en salud que se está librando es en internet y en las redes sociales con las “fake news” o noticias falsas.

La infodemia, término referido por la Fundéu para la sobreabundancia de información (alguna rigurosa y otra falsa) sobre un tema, ha inundado nuestras vidas en estos últimos dos años.

La preocupación y la incertidumbre ante el coronavirus son responsables del crecimiento de la difusión de estos bulos.

Las “fake news” son un fenómeno de difusión de contenido intencionalmente falso.

Estos bulos suelen apelar a las emociones y están muy influidos por nuestros prejuicios como el sesgo de confirmación.

Este prejuicio señala que tendemos a tener en cuenta solo información que es similar a nuestras ideas.

Por ello, suele ser habitual que se difundan más las “fake news” que las noticias reales y contrastadas, especialmente en tiempos de incertidumbre.

El peligro de la infodemia en salud

En el caso de la salud, muchos pacientes sufren ansiedad y estrés al recibir el diagnóstico de una enfermedad.

Esto puede llevar a buscar cualquier contenido que resulte conveniente o que apele a sus emociones sin ningún filtro.

Pedro Soriano, enfermero experto en paciente digital, conocido como Enfermero en Red, explica que “las ‘fake news’ pueden dañar nuestra salud e impulsarnos a tomar decisiones equivocadas”.

El profesional avisa de que los bulos pueden provocar “la ingesta de medicamentos no autorizados, la negación de recomendaciones basadas en evidencia científica o incluso el cese de tratamientos”.

“Las ‘fake news’ tienen la particularidad de apelar al lado más emocional y no podemos olvidar que el afrontamiento a una nueva condición de salud puede llegar a ser un proceso doloroso, tanto física como emocionalmente”, recuerda Soriano.

Polarización, consecuencia de las “fake news”

Las consecuencias de los bulos no solo son a nivel individual, sino que van más allá. Este tipo de información tienden a alejar a las personas del diálogo.

El enfermero señala que “las personas se ven como enemigos cuando opinan entre ellas”, por lo que “generan un daño en las dinámicas sociales polarizando”.

En consecuencia, se perjudica la construcción de una verdadera comunidad capaz de tener pensamiento crítico y reflexivo.

La facilidad de navegar en Internet ha sido muy positiva, ya que permite la democratización del acceso a la información en la sociedad.

Sin embargo, Soriano recuerda que “cada persona debe ser responsable y consciente de la información para tener una sociedad participativa e implicada en la toma de decisiones sobre nuestra propia salud”.

Guía para detectar bulos

Por ello, el experto digital propone unas pautas básicas para saber detectar “fake news” en salud:

  • Veracidad: comprueba el texto. Las recetas milagrosas y la cura definitiva no existen, por lo que no te fíes de este tipo de titulares.
  • Transparencia: evita empresas con intereses comerciales. La publicidad debe ser señalada en la web con espacios propios para no confundir al lector.
  • Actualidad: la ciencia va avanzando, por lo que es importante revisar la fecha de publicación. Recuerda que Google posiciona los contenidos según las visitas y no la evidencia científica.
  • Identificación: el autor de una información sanitaria debe estar bien identificado y nunca ser anónimo.
  • Accesibilidad: los autores tiene que facilitar su contacto para poder pedir información o consultar dudas
  • Sitio web avalado: el aval de sociedades científicas u organismos como el Ministerio de Sanidad es una buena forma de saber que la información es veraz, ya que revisan el contenido publicado.
  • Contrasta la información: para cualquier duda, debes consultar a tu profesional de salud habitual, puesto que ellos son sello de confianza.

google, salud sin bulos, Internet, buscador, sobreinformación
Fotoilustración de la pantalla de un ordenador con un aviso de noticias falsas/EFE/Kai Försterling