La gripe, junto con una neumonía bacteriana, pueden llegar a incrementar más de tres veces el riesgo de muerte, por lo que prevenir neumonías bacterianas es especialmente importante cuando surge una infección por el virus de la gripe.

Gripe y neumonía, una combinación que puede ser letal
EFE/ Elvira Urquijo A.

Así se desprende de un estudio publicado en la revista International Journal of Infectious Diseases, coordinado por el Grupo de Investigación Virología e Inmunidad Innata de la Universidad CEU San Pablo (USPCEU) junto con el Instituto de Salud Carlos III.

Los investigadores han analizado datos de más de 48.000 pacientes publicados entre 2010 y 2020, provenientes de 135 estudios desarrollados en 28 países, en busca de las principales causas que incrementan la gravedad en caso de gripe.

De esta manera, los resultados señalan las infecciones pulmonares bacterianas como uno de los factores de riesgo más relevantes en infecciones por virus de la gripe.

En la investigación también participan los hospitales Gregorio Marañón y 12 de Octubre de Madrid y la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

Neumonías secundarias

Según el estudio, la carga clínica de la gripe está aumentando en todo el mundo. Así, el envejecimiento, la inmunosupresión y las enfermedades respiratorias subyacentes son determinantes de los malos resultados clínicos, incluida una mayor mortalidad.

Y las infecciones bacterianas parecen ser la razón principal.

“Algunas de las bacterias que causan estas neumonías secundarias pueden vivir en nuestro cuerpo y colonizar nuestro aparato respiratorio superior o infectarnos desde el exterior. Las más habituales, como Streptococcus pneumoniae y Staphylococcus aureus, son responsables de más del 60 % de las neumonías bacterianas asociadas a la gripe”, detallan Javier Arranz-Herrero y Jesús Presa, primeros autores del estudio.

Por su parte, el doctor Estanislao Nistal Villán, director del estudio, apunta que el análisis arroja datos especialmente interesantes, como que la gripe, unida a una neumonía, incrementa más de tres veces el riesgo de fallecimiento.

Además, algunas enfermedades hematológicas crónicas presentan un riesgo similar, seguidas del riesgo asociado a desórdenes neurológicos, insuficiencia renal, inmunosupresión, enfermedades hepáticas o cardiovasculares crónicas, junto a otras condiciones.

La prevención como clave

El informe también indica la posibilidad de que se estén infradiagnosticando las complicaciones bacterianas en casos de gripe, y pone de manifiesto la necesidad de afrontar estrategias de prevención, diagnóstico y tratamiento antibiótico en casos donde exista un alto riesgo de complicaciones asociadas a las infecciones gripales.

Y es que “a pesar de lo habituados que estamos a la palabra gripe, esta enfermedad se relaciona en España con más fallecimientos que los producidos por accidentes de tráfico. Existen distintas condiciones físicas, de edad, o enfermedades que hacen que los pacientes que desarrollen gripe tengan un riesgo alto de sufrir complicaciones y de morir”, subraya Nistal Villán.

gripe neumonía pacientes
EFE/Jörg Cartensen

Desarrollar nuevas estrategias

Así, la vacunación, junto con medidas de contención de salud pública, el diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado de las infecciones para prevenir la posible aparición de otras bacterias cada vez más resistentes a antibióticos, son factores clave para mejorar el pronóstico de los pacientes con infecciones gripales.

Recuerdan los investigadores que la crisis actual de la covid-19 ha puesto de relieve la urgente necesidad de desarrollar nuevas estrategias que permitan mejorar nuestro sistema de salud para identificar y reducir riesgos concretos.

En cuanto a los grupos de mayor riesgo de surgir complicaciones como la neumonía por la gripe, se pone el foco en la población infantil y las personas de edad avanzada.