El Servicio de Microbiología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid ha comunicado el primer caso en España de variante ómicron del SARS-CoV-2. Se trata de un viajero procedente de Sudáfrica, país donde se ha identificado esta nueva cepa del coronavirus

Detectado en Madrid el primer caso de la variante ómicron en España
Pasajeros se protegen con mascarillas en la terminal 4 del aeropuerto Adolfo Suarez Madrid Barajas. EFE/ Víctor Lerena/Archivo

Detectado en Madrid el primer caso de la variante ómicron en España

Este servicio del hospital madrileño ha informado en su cuenta de Twitter de que ha comunicado la primera confirmación de variante ómicron en España.

Se trata de un viajero procedente de Sudáfrica, que según la Comunidad de Madrid tiene 51 años, está aislado en cuarentena y regresó el pasado 28 de noviembre de Sudáfrica con escala en Ámsterdam.

La Dirección General de Salud Pública mantiene la vigilancia epidemiológica de los contactos estrechos de ese vuelo que aterrizó en Madrid procedente de la capital holandesa.

El positivo fue detectado mediante un cribado con test de antígenos en el aeropuerto Adolfo Suarez Madrid-Barajas.

El Servicio de Microbiología ha señalado que el paciente se encuentra bien y su infección por la variante ómicron se ha confirmado «hoy mismo por secuenciación».

«Hemos logrado poner a punto un procedimiento ultrarrápido que nos permite tener el resultado en el mismo día», señala en la red social.

Aunque los casos confirmados de esta variante aún son pocos (alrededor de un centenar), en Sudáfrica, el país con más incidencia hasta la fecha, por el momento no se identificaron diferencias en cuanto a los efectos de la enfermedad respecto a otras variantes.

Por ahora, dado que las investigaciones están en una fase muy temprana, se desconoce qué impacto podría tener esta nueva variante en cuanto a la transmisibilidad del virus y su posible resistencia a las vacunas.

En cualquier caso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de que los riesgos globales que plantea la variante ómicron son “muy altos”, por lo que pidió a todos los gobiernos acelerar la vacunación contra la covid-19 y reforzar las medidas de vigilancia ante posibles brotes de esta nueva mutación del coronavirus.

España se prepara ante la variante ómicron

Ante el riesgo de transmisión de la nueva variante ómicron, detectada ya en al menos 44 países, el Consejo de Ministros tiene previsto este martes aprobar medidas restrictivas que se suman a la cuarentena exigida a viajeros procedentes del cono sur africano.

Este lunes, el Gobierno ha querido trasladar un mensaje de tranquilidad a la población.

«España es hoy un país seguro», ha dicho la portavoz Isabel Rodríguez que, sin embargo, ha pedido que se extremen las medidas de precaución; en la misma línea, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha repetido que el mejor arma contra la variante ómicron es «la anticipación, la vacunación y la prevención».

Y en esa anticipación, la ministra de Sanidad ha enmarcado la nueva orden por la que se impone cuarentena de diez días a los viajeros de Sudáfrica, Botsuana, Eswatini, Lesotho, Mozambique, Namibia y Zimbabue, publicada este lunes en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Esta nueva orden se suma a la dictada este fin de semana, según la cuál los países de alto riesgo deberán aportar una prueba diagnóstica con resultado negativo, independientemente de si están vacunados o han superado la covid.

No obstante, la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), María Jesús Lamas, ha querido dejar claro que «el verdadero desafío» está en conseguir «un acceso universal, equitativo y accesible» a este tipo de medicamentos en todo el planeta: «De poco serviría el esfuerzo realizado hasta ahora si no logramos que las vacunas covid sean accesibles para cualquier ciudadano del mundo», ha enfatizado en el Congreso.

La «relevancia epidemiológica» de la nueva variante ómicron es «todavía incierta», ha dicho, pero ha garantizado que «podemos tener la tranquilidad de que cualquier eventualidad que se dé en el proceso de vacunación, como la necesidad de una tercera dosis, de vacunar a la población pediátrica o la aparición de variantes de escape inmunológico va a estar cubierta» porque los últimos acuerdos firmados con Pfizer y Moderna «así lo contemplan».

De hecho, los acuerdos de adquisición de vacunas firmados por la Comisión Europea con Pfizer y Moderna ya «contemplan la posibilidad de fabricar vacunas adaptadas a la variante que se les indique en un plazo de 100 días» y, de hecho, las compañías ya están trabajando en ello.