La soledad no deseada afecta en igual proporción a jóvenes y a mayores. El 30 %, tanto de los mayores como de los jóvenes, sufren esta carencia de relaciones personales y vínculos significativos con los que compartir vivencias, y que las fiestas de final de año ponen en evidencia

La soledad no deseada afecta en igual proporción a jóvenes y mayores 
FOTO EFE/Lourdes Sarsa

La soledad no deseada afecta en igual proporción a jóvenes y mayores 

  • 3 de enero, 2022
  • MADRID/EFE/PILAR GONZÁLEZ MORENO
  • Fuente:

Con ocasión de estas fechas, Cruz Roja, impulsora junto a otras organizaciones de un programa de detección temprana para combatir los efectos de salud mental y física que provoca la soledad no deseada,  alerta sobre esta realidad.

Ante la falta de vínculos, la salud física y emocional se resiente, “es una relación causa-efecto entre los dos fenómenos; la exclusión y el aislamiento pueden derivar en casos de salud mental graves, y también está directamente relacionado con el aumento de la tasa de mortalidad o el aumento de enfermedades crónicas como la diabetes o las coronarias”, señala Joaquín Pérez, del área de Inclusión Social de Cruz Roja.

Aunque la soledad en personas mayores es la que más se visibiliza y la que más preocupa a la población, las personas más jóvenes comparten esta problemática y el 30 por ciento se ven afectadas por casos de soledad no deseada, de forma severa.

Para Cruz Roja, la soledad no deseada, “es la epidemia silenciosa del siglo XXI: no se ve, estigmatiza a las personas que la sufren, puede afectar a cualquiera, y se prevé que aumente exponencialmente en las próximas décadas”.

Soledad no deseada y Covid

La crisis sanitaria derivada de la COVID-19, el confinamiento y la posterior recuperación de normalidad ha incrementado los casos de soledad no deseada.

Quienes ya la vivían, la ven agravada hasta llegar a situaciones de exclusión; y personas que no estaban en una situación severa sufren ahora las consecuencias, que ven empeorada también su calidad de vida, señalan las fuentes.

Según datos del Plan Cruz Roja RESPONDE, el 22,1 % de las personas manifestaron haber padecido soledad de forma continuidad en los dos últimos años.

Los colectivos que más han visto acentuado este crecimiento son los más vulnerables y con más factores de riesgo, “como las personas migrantes o refugiadas, las que sufren enfermedades crónicas, las monomarentales, o las desempleadas, entre otras”.

Por ello, desde Cruz Roja insisten en la importancia de la detección temprana.

«Es fundamental, porque estos casos tienden a cronificarse, y cuando hay soledad severa, sostenida en el tiempo, cada vez es más difícil eliminar el estigma o la vergüenza que les provoca aislarse aún más, por lo que se convierte en un problema que cada vez es más difícil de solucionar».

La vergüenza o el miedo a contar esta situación, a hablar de soledad por ser juzgado o estigmatizado, es la causa más común que invisibiliza este problema.

Sin embargo, los estudios indican que combinando estrategias que fomenten las relaciones, cualquier colectivo y cualquier persona puede beneficiarse de las soluciones personalizadas y segmentadas que les ayudan a salir de esta situación.

Cruz Roja expone la importancia de la tecnología: «Estamos hiperconectados y el acceso a las nuevas tecnologías es fundamentales para mantenerse conectados y crear redes de contactos sociales».

soledad no deseada
Infografía de Cruz Roja ‘Te Escucha’/EFE/Cruz Roja

Transformando el futuro

Días atrás, Cruz Roja ha presentado ‘Transformando el futuro’, un programa pionero que diseñará e implementará soluciones a la soledad no deseada y el aislamiento social mediante la tecnología, y en el que trabajan conjuntamente con la Fundación La Caixa, Aigües de Barcelona, Capgemini España, Fundación Cellnex, Fundación Pimec, Fundación Tecnologías Sociales TECSOS y Vodafone.

Se trata no sólo de cambiar el sentimiento de soledad, sino también de predecirla y de sensibilizar a otras entidades y la administración de la necesidad de compromiso, con el objetivo de crear entornos para el cuidado y fomento de la autonomía, nuevas formas de relación en espacios más sostenibles, o mejorar la gestión y movilización de recursos.

A raíz del confinamiento por la COVID-19, Cruz Roja puso en marcha una colaboración con el dispositivo Alexa, junto a la Fundación Accentur, Amazon Alexa y la Fundación de Tecnologías Sociales de Cruz Roja (TECSOS).

Una herramienta de voz que sirve de especial ayuda a las personas mayores, o con escasos conocimientos tecnológicos, ya que con sencillos comandos de voz se accede a toda la información y ayuda de la aplicación de Cruz Roja en los dispositivos Alexa.

Así, señala Cruz Roja, más del 56,5 % ganó autonomía, casi un 60 % mejoró su comunicación con familiares y amistades, un 64,5 % mejoró su forma de entrenamiento, y más del 80 % aseguró sentirse más acompañado.

Las conclusiones del estudio ayudan a Cruz Roja a avanzar en la labor de uno de los retos más urgentes que plantea la sociedad hoy en día: mitigar la soledad no deseada.

soledad no deseada
Foto Cruz Roja

El botón rojo

Más conocida y antigua es la Teleasistencia, el conocido “botón rojo” de Cruz Roja que conecta a cualquier persona las 24 horas del día y los 365 días del año com0 una respuesta e intervención inmediata ante cualquier necesidad o eventualidad sólo con activar el pulsador, que puede llevarse colgado o en la muñeca.

Más allá de estas funciones, el recordatorio de la toma de medicación o de citas médicas son funcionalidades adicionales que Cruz Roja pone a disposición de personas mayores, convalecientes, con enfermedades crónicas, y también de cuidadoras, embarazadas o menores de edad para la seguridad y tranquilidad de su entorno.

A través del servicio de atención psicológica y psicosocial ‘Cruz Roja Te Escucha (900 107 917)’, desde junio de 2021 se proporcionan un acompañamiento continuado en el tiempo a aquellas personas usuarias del mismo, que se encuentran en situación de soledad no deseada.

De manera paralela a todos estos recursos, Cruz Roja trabaja de manera integral y transversal con todos sus programas para seguir cuidando y fomentando la participación comunitaria, que, a su vez, repercute en las relaciones interpersonales y por tanto evita la soledad no deseada y sus consecuencias.

Además, durante estas fiestas, se ha creado una agenda de llamadas para saludar a las personas mayores usuarias de sus programas con el objetivo de detectar cualquier necesidad que pudieran tener, recordarles que no están solas, y ofrecerles consejos de hábitos saludables.