¿Hasta qué punto es importante la compra para seguir una alimentación sostenible? ¿Por qué tiramos tanta comida en nuestros hogares? En el nuevo episodio del pódcast “A gusto con la Tierra” se desvelan las claves para evitar el desperdicio y organizar la compra cuidando del planeta

Consejos para una compra sostenible, evita el desperdicio
Comprar productos de proximidad es esencial para llevar una alimentación sostenible. EFE/EPA/ERDEM SAHIN

El momento de la compra es un paso importante y básico en la alimentación. En este nuevo episodio, Noelia López, nutricionista de Nestlé en España, nos ofrece algunos consejos para hacer una compra más sostenible.

Aunque se suele obviar este momento, los productos que compremos afectan de formas diferentes en el gasto económico y la generación de residuos, así como en la dieta.

A nivel mundial, se desperdicia un tercio de los alimentos producidos, a pesar del impacto energético y medioambiental que conlleva.

Como sociedad, se suele olvidar lo importante que es la comida en nuestras vidas y no tenemos que quitar valor o normalizar tirar comida a la basura.

Como explica la nutricionista, en el momento de la compra, se pueden seguir algunos consejos para no desperdiciar alimentos como:

  • Realizar una lista de la compra
  • Revisar la despensa
  • Consumir alimentos antes de que se estropeen
  • Realizar recetas de aprovechamiento
  • Preparar tuppers o “batchcooking”
  • Consumir alimentos de temporada

¿Por qué los hogares desperdician tanta comida?

Aunque se tiende a pensar que los restaurantes u hoteles son los que más desperdician, los hogares son los que más tiran comida. Gran parte de los alimentos que se desechan a la basura se tiran sin haber sido abiertos.

La razón de este desperdicio se debe a que estos servicios suelen contar con un protocolo de planificación importante.

Por ello, realizar una compra planificada es esencial para la sostenibilidad y el planeta. Tomar buenas decisiones al respecto tendrá un impacto muy positivo para todos.

López señala que existen algunas razones por las que se produce el desperdicio de alimentos en las casas como:

  • Falta de planificación de la compra
  • Compra de envases demasiado grandes que no se pueden terminar
  • Confusión en el etiquetado y las fechas de consumo por falta de atención o información
  • Dudas sobre cómo congelar alimentos
  • Confusión en el almacenaje de alimentos
  • Falta de previsión del consumo de los alimentos

compra sostenible
Comprar los productos a granel es la mejor forma de reducir el uso de envases de plástico. EFE/Quique García

Claves para una compra más sostenible

Si queremos evitar tirar comida y realizar una compra más sostenible, la nutricionista Noelia López propone algunos consejos como:

  • Llevar nuestra propia bolsa: estas pueden ser de tela, plástico reutilizable o un carro de la compra. En el 8º Observatorio de Nestlé, se descubrió que el 70% de personas ya llevan su propia bolsa, aunque tenerlas a mano facilita su acceso
  • Comprar envases grandes o packs ahorro: suele ser más económico, si pensamos consumirlo todo. Esta es la mejor opción para familias grandes
  • Compra a granel: esto ayudará a ajustar las cantidades y reducir el uso de envases. Cuando no se puede comprar a granel se debe optar por productos con un envase fácilmente reciclable como el vidrio o latas
  • Congelar alimentos: el pan es uno de los producto que más tiramos, pero se puede comprar en rodajas para congelar u optar por panes más pequeños. Siempre debemos utilizar bolsas para refrigerar o tuppers
  • Planificar el menú
  • Tener en cuenta las comidas que haremos en casa y el número de personas
  • Comprobar de manera regular las fechas de consumo del envase

¿Fecha de caducidad o de consumo preferente?

Cuando se habla de las fechas de consumo de un alimento suele haber confusión sobre qué es fecha de caducidad y qué significa consumo preferente. Conocer las diferencias es fundamental para nuestra economía, salud y sostenibilidad.

La fecha de caducidad es una cuestión de seguridad alimentaria. Esta quiere decir que pasada esa fecha el producto deja de ser seguro y ya no hay que consumirlo porque puede causar daño a la salud

No obstante, la mayoría de productos llevan consumo preferente. Esta nos habla de las cualidades y es la fecha hasta la que el fabricante garantiza que el producto tendrá el sabor, color, textura o el aroma óptimos.

Si pasa esa fecha, estas características pueden cambiar, pero el producto seguirá siendo seguro para su consumo.

En caso de que un producto se vaya a poner malo, existen dos opciones para aprovecharlo. En primer lugar, se puede adelantar en el menú para no tirar esa comida.

Por otro lado, se puede preparar antes de lo planificado y congelarlo de forma adecuada para tenerlo disponible más adelante.

Congelar alimentos es la mejor forma de garantizar el estado adecuado de los productos y de evitar el desperdicio.