El cambio climático es una realidad científicamente indiscutible que afecta a la distribución de diversos artrópodos, vectores de enfermedades infecciosas como la malaria, el dengue, el virus del zika o el paludismo. Amenazas que ya asoman la cara, aunque algunas se declararan, en su día, erradicadas en España.

Enfermedades infecciosas: artrópodos
Campaña de fumigación contra el virus del Nilo.FOTO EFE/ Raúl Caro

La magnitud del problema y las consecuencias estimadas de estas y otras enfermedades infecciosas transmitidas por artrópodos y relacionadas con el cambio climático son objeto de análisis por parte de Francisco Javier Membrillo de Novales, del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla y Miriam José Álvarez Martínez, del Hospital Clínic Barcelona en el libro “Las enfermedades infecciosas en 2050” de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica.

EFEsalud ha abierto una serie en la que recoge, resumidos, cinco artículos del citado libro: Nuevas amenazas por virus de origen zoonósico; Malaria y otras enfermedades infecciosas trasmitidas por artrópodos; Riesgos relacionados con bioterrorismo; Fiebres hemorrágicas virales; y Infecciones asociadas a la formación de biopelículas.

Enfermedades infecciosas causadas por artrópodos

De todos los artrópodos aludidos en este informe, el mosquito Aedes albopictus está presente en una amplia área geográfica de España y ya se han detectado los primeros casos de trasmisión de virus de dengue autóctono en nuestro país.

Esta enfermedad puede cursar con un espectro variable desde cuadros leves, hasta una fiebre hemorrágica con riesgo vital.

El mismo vector tiene capacidad de transmitir la infección por el virus del Chikungunya que, aunque menos grave, puede producir con más frecuencia secuelas incapacitantes a medio-largo plazo.

El artrópodo Aedes albopictus también trasmite el virus del Zika, especialmente peligroso en caso de contagio a embarazadas, con alto riesgo de malformaciones fetales.

“Ya pudimos comprobar en la década pasada cómo en un área geográfica con mosquitos Aedes ampliamente distribuidos, una arbovirosis, la infección por el virus del Zika, transmitida por los mismos podía introducirse rápidamente, produciendo cientos de miles de contagios y un reto para la salud pública, así como el paso a la endemia en la zona afectada.

De igual forma, señalan, el incremento en la distribución del mosquito Culex sumado a la disminución de esfuerzos de fumigación en el marco de la pandemia de covid-19, favoreció la aparición de un brote de enfermedad por el virus del Nilo (West Nile) en Sevilla.

De entre los artrópodos, el mosquito Anopheles atroparvus está ampliamente distribuido en Europa y en España, y aunque se ha considerado siempre el continente como zona de anofelismo sin paludismo o malaria, estas circunstancias podrían cambiar.

Las poblaciones de estos anofelinos son capaces de trasmitir las especies importadas de paludismo, Plasmodium vivax y Plasmodium ovale, siendo por ahora, refractarios en cierto grado, a la especie de Plasmodium falciparum.

Sin embargo, indican los investigadores, el elevado número de casos de paludismo importado, la trasmisión autóctona esporádica en algunos países europeos y el incremento de temperaturas, podrían ser un riesgo para la introducción de la malaria.

Futuras consecuencias

En el año 2050, los siguientes factores podrían llevar a las siguientes consecuencias:

  • Aparición de epidemias de dengue, Zika o Chikungunya en todo el sur, centro y Levante español produciendo entre cientos y cientos de miles de contagios.
  • Persistencia endémica de alguno de estos virus con circulación de varios serotipos de dengue, lo que conllevaría la aparición de cientos de casos de dengue hemorrágico en personas reinfectadas.
  • En caso de introducción del virus Zika, necesidad de aislamiento, uso de repelentes insecticidas, ropa y mosquiteras en mujeres embarazadas o con deseo de concebir.
  • Aparición de casos de malformaciones en recién nacidos en España por contagio de sus madres por virus Zika durante el embarazo
  • Aumento de los casos de encefalitis por el virus del Nilo (West-Nile) en el suroeste español.
  • Peligro de reintroducción de la malaria, erradicada en España en 1964.
enfermedades infecciosas artrópodos
Infografía de la SEIMC sobre enfermedades infecciosas en 2050

Las propuestas de los expertos

Por todo ello, los citados investigadores que han colaborado en el libro de las enfermedades infecciosas de la SEIMC, poniendo el foco en este caso sobre los artrópodos, consideran que es necesario aumentar los esfuerzos de control del avance del cambio climático, dentro de un enfoque sanitario.

También proponen medidas educativas para transmitir a la población general los efectos del avance del cambio climático en la distribución de las enfermedades infecciosas, así como el control de la expansión de los vectores, en el marco del concepto global de una Sola Salud, el establecimiento de una red de vigilancia.

Entre otras medidas proponen asimismo la disponibilidad de especialistas específicamente formados y capacitados para la sospecha clínica, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades transmitidas por vectores y la creación de la especialidad de Enfermedades Infecciosas.

En relación a este último punto, la SEIMC recuerda que España es el único país de la Unión Europea, junto con Chipre, en el que esta especialidad no está reconocida.