"A gusto con la Tierra" analiza las especias, un producto muy interesante desde el punto de vista nutricional y sostenible

Especias de proximidad, aliadas en la cocina
Especias culinarias preparadas antes de su elaboración en la segunda jornada del Congreso San Sebastián Gastronomika, por la que pasarán algunos de los cocineros indios que han hecho de su cocina un atractivo culinario fuera de la India. EFE/Javier Etxezarreta

Especias de proximidad, aliadas en la cocina

Una semana más el podcast "A gusto con la Tierra" llega de la mano de Henar Fernández, su conductora, y Noelia López, nutricionista de Nestlé para abordar, en esta ocasión, el valor de las especias.

Las especias son uno de los productos más utilizados en cualquier cocina independientemente del país o la cultura. Con pocas cantidades podemos dar un giro a cualquier elaboración.

A nivel nutricional aportan beneficios interesantes a nuestro organismo y dan personalidad a las recetas.

Noelia López explica que son “parte de la herencia cultural que se ha mantenido a lo largo de los siglos”. “Pensad que hace miles de años se utilizaban para conservar mejor los alimentos o enmascarar los olores desagradables porque no tenían nevera”, sostiene.

Existen muchas variedades de hierbas aromáticas, condimentos y especias. La mezcla cultural derivada de la globalización ha propiciado la incorporación de especias de otras culturas a nuestras platos.

“Este es el caso del jengibre en raíz o en polvo con ese sabor picante tan típico. Es un antioxidante natural con propiedades antiinflamatorias y se utiliza bastante en nuestra cocina”, informa la experta.

Asimismo, el cilantro es un alimento muy utilizado en la cocina asiática y portuguesa. La nutricionista aclara que “este alimento te encanta o te resulta desagradable al paladar, ya que hay personas a las que les recuerda al sabor de la colonia”.

Especias “made in Spain”

En España, se producen numerosas especias que suelen utilizarse en los platos tradicionales de nuestra gastronomía.

Algunos de estos son el tomillo, el romero, el perejil, el laurel, las ñoras o el azafrán de la Mancha. Asimismo, se utiliza mucho el Pimentón de la Vera o el de Murcia.

Estos son solo algunos de los condimentos más usados en platos típicos como la paella, el pulpo o las patatas a la riojana.

Aunque su uso está extendido a todo el país, algunas de ellas son características de determinadas regiones.

Noelia López pone como ejemplo el comino y la albahaca que son "propias del sur" o la canela y el perejil "muy comunes en el norte".

Aliadas en la cocina

En la cocina, estos productos básicos. La experta resalta su gran valor nutricional y culinario. “Aumentan el sabor, el aroma y el color haciendo que las preparaciones sean mucho más atractivas, muy buen aspecto y nos den ganas de probar esa receta”, expone López.

“El uso del clavo o del laurel en preparaciones sencillas al vapor o cocciones pueden hacer que aquellas personas más reacias a técnicas saludables culinarias se animen a preparar las recetas", añade.

En el caso de la sal, las especias pueden servir de ayuda para reducir su consumo. Una buena forma es añadir hierbas aromáticas o condimentos a las recetas para dar sabor.

Beneficios, pero con matices

Los beneficios y propiedades son numerosos, pero Noelia explica que hay “muchos matices”.

“Es verdad que algunas especias tienen propiedades beneficiosas para la salud y que además, así nos lo dice la evidencia científica como las propiedades cardiovasculares del ajo”, expone.

“El problema es que se tiende a exagerar -añade- o a ser poco realista. Y pasamos de tratar a los alimentos de una forma que no deberíamos. Aunque tenga efectos positivos, las cantidades que utilizamos de especias son pequeñas”.

Insiste y remarca que “nunca debemos pensar que utilizarlas va a compensar una alimentación desequilibrada rica en grasas o azúcares simples".

Noelia López, nutricionista de Nestlé.
Noelia López, nutricionista de Nestlé.

¿Cómo deben consumirse?

Para poder aprovechar sus propiedades nutricionales, López propone añadir las especias siempre crudas o en técnicas culinarias con temperaturas poco agresivas para que “no disminuyan los beneficios nutricionales”.

En el caso del comino, su uso ayuda a mejorar la digestión y, combinado con legumbres, reduce la sensación de vientre hinchado y el malestar.

En el caso de la canela o el jengibre, ayudan a evitar un aumento repentino de azúcar en sangre. Esto no quiere decir que podamos preparar postres tradicionales con cantidades exageradas de azúcar y pensar que por añadirlos ya son preparaciones saludables.

La nutricionista matiza que son elaboraciones para "ocasiones especiales".

Productos con mucha versatilidad

Las especias y las hierbas aromáticas tienen cabida en prácticamente todas las elaboraciones, tanto dulces como saladas.

Algunas opciones propuestas por la nutricionista son: infusión de jengibre, ensalada de albahaca, pizza con verduras y orégano, vegetales salteados con pimienta, postres con canela o un sofrito con ajo…

Estos productos tan versátiles se pueden incorporar en numerosas ocasiones en recetas dulces y saladas como la canela.

Esta especia es protagonista de muchos postres, pero también se puede utilizar en recetas como el pollo con canela.

También se pueden agregar especial al chocolate.

López sugiere para los amantes de esta combinación las trufas de café y especias de Nestlé Cocina o el chocolate caliente con especias.

¿Son sostenibles las especias y hierbas aromáticas?

Si queremos ser sostenibles, el uso de especias juega un papel fundamental. Aunque existe una amplia variedad de especias, hierbas aromáticas y condimentos, se deben priorizar aquellos productos de proximidad.

También hay que procurar consumirlas en fecha para que no acaben en la basura. Si bien estos productos suelen conservarse durante mucho tiempo debido a su concentración y la poca cantidad de agua, suelen terminar caducándose en la despensa.

Por ello, se deben conservar en recipientes bien cerrados en ambientes frescos y secos. En el caso de las hierbas frescas, se puede recurrir a una planta fresca o comprarla directamente en el supermercado.

Posteriormente, hay que conservarlas en la parte inferior de la nevera para soportar mejor las temperaturas.

Asimismo, se pueden optar por especias a granel o en envases de producción sostenible.

La experta recuerda que es “imprescindible” hacer un uso responsable del envase y reciclarlo correctamente.