Las mascarillas dejarán de ser obligatorias en interiores el 20 de abril, tras la Semana Santa, excepto en transportes y centros sanitarios y sociosanitarios, como las residencias. España dice de momento adiós a las mascarillas tras más de dos años de pandemia.

Adiós a las mascarillas en interiores el 20 de abril, excepto en transportes y centros sanitarios
FOTO EFE/Biel Aliño

Adiós a las mascarillas en interiores el 20 de abril, excepto en transportes y centros sanitarios

Lo ha explicado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, a los periodistas con motivo de la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ordinario este miércoles en Toledo, en el que ha anunciado la presentación de un nuevo real decreto ley sobre las mascarillas en interiores en el primer Consejo de Ministros tras las vacaciones de Semana Santa, el 19 de abril.

Al día siguiente se publicará en el Boletín Oficial de Estado (BOE) y será entonces cuando se haga efectiva el fin de las mascarillas.

Darias ha avanzado que las mascarillas dejarán de ser obligatorias en interiores a excepción de “aquellos espacios en los que puede haber personas con vulnerabilidad: centros de salud, hospitales, centros sociosanitarios -residencias- y en los medios de transporte”.

Ha precisado que en los centros sanitarios será obligatoria para profesionales y para visitantes, mientras que para los ingresados lo será en las zonas comunes.

En las residencias de mayores, los residentes no tienen que llevarla pero sí los trabajadores del centro y los visitantes.

Los servicios de prevención de riesgos laborables de las empresas son los que valorarán cómo han de utilizarse las mascarillas en el trabajo a partir del 20 de abril, cuando dejarán de ser obligatorias en interiores, incluidos los colegios, salvo en centros sanitarios y sociosanitarios y en los transportes.

Recomendación, no obligación, del uso de mascarillas

En los demás casos será una “recomendación de uso responsable, especialmente cuando hay aglomeraciones de personas y cuando se trate de personas vulnerables”.

En el ámbito escolar, no habrá que llevar ya mascarilla en el aula ya que ahora en el recreo estaba exenta, algo en lo que ha habido unanimidad entre los consejeros de las distintas comunidades autónomas, aunque a los profesores con factores de vulnerabilidad se les aconsejará que se la pongan.

Pero también es aconsejable en el entorno familiar si es preciso o en los centros comerciales.

mascarillas interiores
La ministra de Sanidad, Carolina Darias (d) junto al consejero de Sanidad de Castilla La Mancha, Jesús Fernández Sanz (d), en la reunión del Consejo Interterritorial de Salud en el Palacio de Fuensalida de Toledo. EFE/ Ismael Herrero

“Seguimos monitorizando la covid”

Según la ministra de Sanidad, esta flexibilización es posible porque “afortunadamente”, España cuenta con un “altísimo nivel de inmunización”, con 39 millones de ciudadanos mayores de 12 años vacunados, y una situación epidemiológica “en un contexto favorable”, por eso han tomado esta decisión “contando asesoramiento de las personas expertas”, en especial la Ponencia de Alertas.

El fin de las mascarillas, si se mantiene la evolución epidemiológica, se producirá casi un mes después de que comenzara, el pasado 28 de marzo, la nueva estrategia covid con la que solo se contará la incidencia acumulada en casos graves y vulnerables y no en la población general, y sigue igual el control de pacientes en hospitales, en especial en la ocupación de las unidades de críticos.

En este sentido, la ministra ha dicho que la situación de la epidemia es estable en relación a la incidencia acumulada de casos de coronavirus en mayores de 60 años (426 por 100.000 habitantes) y respecto a la ocupación hospitalaria de la población general.

“Hemos cambiado la manera de medir pero seguimos monitorizando la covid y focalizando en las personas con mayor gravedad, que son los colectivos vulnerables”.

Las mascarillas dejaron de ser obligatorias en la calle el pasado 10 de febrero en pleno descenso de la sexta ola de la pandemia en España y después de que nos las volviéramos a poner el 24 de diciembre, Nochebuena, por el aumento de los contagios debido a la variante ómicron hasta llegar al récord de incidencia, 3.418 casos por 100.000, el pasado 21 de enero.

El pasado verano nos permitieron salir a la calle sin ella pero nunca hasta ahora, desde que fue obligatoria para mayores de 6 años, lo había dejado de ser en interiores.

Fue el 21 de mayo de 2020 cuando entró en vigor la orden con la que el Ministerio de Sanidad, entonces liderado por Salvador Illa, impuso su uso para mayores de 6 años en la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o abierto al público, siempre que no fuera posible mantener una distancia de seguridad interpersonal de al menos dos metros.

Epidemiólogos y enfermeras piden prudencia: “La pandemia no ha acabado”

La Sociedad Española de Epidemiología y el Colegio de Enfermería han recordado este miércoles que la pandemia “aún no ha finalizado y que persiste la transmisión del virus”, por lo que piden prudencia a la ciudadanía y que la mascarilla siga en algunos entornos para proteger a los vulnerables.

Los epidemiólogos reconocen que la situación de la pandemia es ahora más favorable de lo que lo era hace tan solo unas semanas pero recuerdan que la nueva estrategia de vigilancia lleva apenas quince días en vigor y “es todavía un poco prematuro hacer una evaluación completa”.

Tras apuntar a la posibilidad de que la movilidad por la Semana Santa complique la situación, creen que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha hecho el anuncio basándose en “otras cuestiones” que no son las epidemiológicas, aunque “estos aspectos también deben ser contemplados”.

Las enfermeras, por su parte, entienden que “hay que dar pasos haciendo una eliminación paulatina del uso de las mascarillas” pero piden a los ciudadanos prudencia y responsabilidad.

“Es necesario valorar situaciones de mayor riesgo como eventos multitudinarios, ámbitos con personas vulnerables o situaciones con gran afluencia de personas, seguir muy de cerca los datos de evolución para poder detectar cambios de tendencia, aumento del número de casos y así, establecer medidas y reconducir la situación en caso necesario”, pide este colectivo.

Los neumólogos piden prudencia ante el riesgo de nuevas cepas

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) ha pedido mantener la prudencia ante la retirada de la mascarilla en interiores ya que el riesgo epidemiológico es aún elevado y además hay posibilidad de que se desarrollen nuevas cepas de coronavirus.

Reclama también “mantener rigurosamente la obligatoriedad de llevar mascarilla” a “todas las personas con síntomas respiratorios” así como a la población de riesgo, especialmente a los mayores de 60 y los enfermos crónicos.

Recuerda además la necesidad de mantener la mascarilla en los centros sociosanitarios, residencias de mayores, trasporte público, y en general, cualquier local masificado o mal ventilado.