¿Por qué las chicas más inteligentes ocultan sus capacidades durante la adolescencia?¿Cuáles son las barreras que hacen que las mujeres no desarrollen su potencial intelectual? La psicóloga y divulgadora Carmen Sanz Chacón nos cuenta cómo es ser mujer con altas capacidades.

Inteligencia infravalorada: El 65 % de las mujeres con altas capacidades lo ocultan por miedo a destacar
Estudiantes andaluces procedentes de Bachillerato y Formación Profesional de Grado Superior comienzan la Prueba de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad. EFE/José Manuel Vidal EFE/ José Manuel Vidal

Actualmente muchas cuestiones sociales influyen en el desarrollo profesional, emocional, y social de las mujeres con altas capacidades.

A través de datos, informes y años de experiencia, Carmen Sanz Chacón, psicóloga clínica especializada en Superdotación y Altas capacidades, explica en su libro “Destacar o callar” (Plataforma Actual) los retos a los que se enfrentan las mujeres con un alto potencial intelectual.

A través de su libro y en una entrevista para EFEsalud, Carmen Sanz nos explica qué es ser mujer con altas capacidades, las barreras a las que se enfrentan y cómo se debe poner en valor y potenciar las altas capacidades intelectuales de las mujeres.

Altas capacidades: diferencias de género entre el hombre y la mujer

“Ningún estudio científico ha demostrado hasta hoy que los hombres sean más inteligentes que las mujeres o que las mujeres sean más inteligentes que los hombres”, afirma la psicóloga.

A pesar de ello, solo se identifican tres niñas superdotadas por cada siete niños.

La psicóloga destaca principalmente dos razones que hacen que las mujeres con altas capacidades se oculten más:

  • En primer lugar, por los estereotipos sociales, que históricamente han hecho que la mujer no destaque.
  • En segundo lugar, porque las mujeres se adaptan mucho mejor al entorno y saben disimular más sus altas capacidades.

Las cifras indican que el 15 % de los niños esconden sus capacidades intelectuales frente al 65 % de las niñas.

Según la psicóloga, en las altas capacidades de las mujeres destacan especialmente la capacidad de comunicación y las relaciones personales. En inteligencia emocional las mujeres destacan en la percepción emocional y la capacidad de apoyo. Por su parte, los hombres tienen más ventajas en la navegación, la creatividad, la arquitectura y aquellas actividades con un perfil más analítico.

Mujeres altas capacidades
Carmen Sanz Chacón, psicóloga y autora de ‘Destacar o callar’. Imagen cedida por Plataforma Actual.

Características de las mujeres superdotadas y con altas capacidades

“Las chicas superdotadas y con altas capacidades tienen las mismas características que los chicos superdotados”, afirma Carmen Sanz.

  1. Aprender a hablar pronto y utilizar un vocabulario más desarrollado de lo habitual.
  2. Aprenden a lee muy pronto y tiene facilidad con los números.
  3. Prefieren estar con niños de mayor edad y en el recreo a veces escogen la compañía de sus profesores.
  4. Son personas muy sensibles.
  5. Razonan y aprenden nuevos conceptos a gran velocidad y son capaces de interrelacionarlos fácilmente. Además, saben usar perfectamente la memoria.
  6. Son muy exigentes con ellas mismas, a veces el nivel de exigencia se confunde con el perfeccionismo.
  7. Hiperactividad mental y múltiple curiosidad por diferentes campos. Esto conlleva a que se aburran rápidamente en actividades que ya controlan
  8. Son niñas tímidas o por el contrario manifiestan problemas de conducta.
  9. Muestran poca resistencia a la frustración.
  10. Tienden a cuestionar las normas y la autoridad.
  11. Son imaginativas y creativas en las condiciones adecuadas.
  12. Preguntan constantemente sobre la familia, su origen, el mundo adulto…
  13. En general, se sienten diferentes y les cuesta integrarse con los niños de su edad, encajar en su entorno y cumplir con las expectativas de sus padres y profesores.

Tres barreras a las que se enfrenta una mujer con altas capacidades

Carmen Sanz llama la atención principalmente sobre las siguientes barreras:

  1. La falta de identificación: al no sentirse identificadas, tampoco se sienten apoyadas.
  2. Las expectativas familiares y académicas: desde la familia y desde el colegio, la experta afirma que a diferencia de los niños, encuentran grandes carencias a la hora de motivar o fomentar el estudio de carreras de ciencias en las niñas.
  3. La presión social sobre la idea de tener una familia: Muchas mujeres tienen que decidirse porque no tienen el tiempo o las oportunidades suficientes para desarrollar una carrera profesional y al mismo tiempo atender las necesidades familiares o los hijos.

Romper con los estereotipos de las mujeres con altas capacidades

“Las mujeres y niñas con altas capacidades viven rodeadas de estereotipos”, según explica la psicóloga.

Algunos profesores presuponen que el alto rendimiento de las niñas es producto de su esfuerzo y constancia. En cambio, en el caso de los niños, sus buenos resultados son producto de su alta capacidad intelectual.

En las familias también se extienden los estereotipos. Según explica la autora en su libro, los padres suelen creer más en las altas capacidades de los hijos varones que en las de sus hijas.

Esto se produce especialmente por que los padres tienen expectativas diferentes con las capacidades intelectuales y consideran que sus hijos varones tienen una mayor capacidad para las materias de ciencias, mientras que sus hijas tienen solo altas capacidades para las materias de letras.

A razón de estos estereotipos, las niñas tienden a ocultarse más para no destacar, para ser aceptadas. Así, disimulan sus capacidades y no se sienten diferentes.

“Además, las mujeres solemos tener la autoestima más baja que los hombres en cuanto a nuestra inteligencia, solemos pensar que somos menos inteligentes de lo que realmente somos cuando en los hombres ocurre al contrario”, explica la experta.

mujeres altas capacidades
Libro ‘Destacar o callar’ (Plataforma Actual).

Consejos para mejorar las oportunidades y el potencial de las mujeres con altas capacidades

En su libro, Carmen Sanz expone que para mejorar las capacidades de las mujeres superdotadas es necesario la confluencia de diferentes factores:

  • Un base emocional segura.
  • Padres cariñosos y atentos que animen a sus hijas a la exploración, al conocimiento y al descubrimiento.
  • Tanto los padres como los maestros deben estimular el pensamiento y el comportamiento independiente y tolerancia al cambio.
  • Identificación del modelo a seguir, y fomento de la autoaceptación y la comprensión de experiencias tempranas de éxito y confianza en uno mismo.

Además, la psicóloga, recoge en sus páginas algunas medidas para que los padres y profesores puedan ayudar en el desarrollo educativo y profesional de la mujeres superdotadas:

  1. Identificarlas como superdotadas en edades tempranas ayudará a fomentar el desarrollo de sus altas capacidades
  2. Darles un trato equitativo con sus hermanos varones, sin limitar su expresión y su actividades por los estereotipos de género habituales.
  3. Ayudarlas y apoyarlas en cualquier tarea que se propongan.
  4. Desarrollar su capacidad crítica y toma de decisiones.
  5. Ayudarlas a conocer modelos de mujeres de éxito en los ámbitos científicos y profesionales, animarlas a desarrollar sus capacidades y motivarlas para que no se limiten a si mismas por ser chicas.

El Método Darwin para el desarrollo de las personas con altas capacidades

El Método Darwin es una metodología propia del equipo de profesionales de Carmen Sanz. Se trata de un sistema diseñado por expertos con una larga trayectoria trabajando con personas con altas capacidades.

“El método Darwin, más que una terapia en sí, es como un curso de desarrollo emocional en el que trabajamos distintos aspectos de la formación de los niños y niñas con altas capacidades”, aclara Carmen Sanz.

La profesional explica que una de las razones del gran éxito que está teniendo el Método Darwin es el equipo profesional con el que cuentan. Las psicólogas que trabajan con los pacientes aplicando esta metodología también son mujeres con altas capacidades, lo que mejora mucho el nivel de interlocución entre experto y paciente.

El Método Darwin funciona mejor con niños y niñas a partir de los 8 años y especialmente entre los adolescentes y jóvenes universitarios.

Sin embargo, la experta confirma que tratan de adaptar siempre la forma de trabajar a la edad para que los adultos con altas capacidades que necesitan ayuda para centrar sus objetivos también encuentren eficacia en esta metodología.

Sabemos que estamos formando a líderes para el futuro y estos chicos y chicas, gracias al método, salen del centro con habilidades de negociación, de liderazgo… y les ayudamos a descubrir realmente cuáles son sus objetivos en la vida, defiende la psicóloga.