A partir del próximo 5 de marzo, los contactos estrechos de casos de coronavirus que no estén vacunados ya no están obligados a hacer cuarentena llegando así al fin del aislamiento social de todos los contactos, algo que afecta mayoritariamente a los niños.

Fin de la cuarentena para todos los contactos estrechos de casos de coronavirus
EFE/Kiko Huesca

Fin de la cuarentena para todos los contactos estrechos de casos de coronavirus

El final de la cuarentena para los contactos de positivos ha sido acordado este martes por la Comisión de Salud Pública, integrada por directores generales de las comunidades autónomas y del Ministerio de Sanidad, que mantiene el aislamiento de al menos 7 días para las personas positivas en coronavirus.

Recomiendan, no obstante, que durante los 10 días posteriores a la última exposición, extremen las precauciones y reduzcan todo lo posible las interacciones sociales, utilizando de forma constante la mascarilla y manteniendo una adecuada higiene de manos, evitando especialmente el contacto con personas vulnerables.

El pasado 29 de diciembre la Comisión de Salud Pública acordó reducir de 10 a 7 días el periodo de aislamiento domiciliario de las personas infectadas leves de coronavirus, periodo de tiempo que también se acortó a 7 días para los contactos estrechos no vacunados.

Repercusión en las escuelas

El levantamiento de esta restricción para los contactos no vacunados afecta mayoritariamente a los niños que ahora podrán salir de casa si no tienen síntomas a pesar de que haya un caso positivo en la familia.

Esta medida se dejará sentir especialmente en las escuelas en las que, a partir del próximo martes, no será necesario cerrar aulas ni los niños deberán hacer cuarentena cuando en su clase haya cinco positivos o más.

cuarentena contactos
Inicio del curso 2020-2021 en el colegio López Ferreiro de Santiago de Compostela. EFE/Xoán Rey

Los niños entre 5 y 11 años están en proceso de vacunación desde el pasado 15 de diciembre. El 57,4% ya ha recibido una dosis y el 18,4% la pauta completa.

El protocolo de actuación en el ámbito escolar que ahora deberá cambiarse establece que, ante la aparición de un primer caso en un aula y hasta un total de 4, los alumnos de infantil y primaria no tienen que hacer cuarentena (excepto personas con inmunosupresión); si los casos ascienden a 5 o al 20 % de la clase, todos son enviados a casa y el aula clausurada.

Pero esto cambiará a partir de la semana que viene, de forma que los niños afrontan los últimos días en los que estarán vigentes la cuarentena; Cataluña ya anticipó esta medida la semana pasada, cuando además dejó de contabilizar los contagios que se producen en los colegios, a excepción de los centros de educación especial.

La mascarilla en interiores

España da un paso más en el diseño de una nueva estrategia de seguimiento y control de la pandemia de covid-19 al que le queda prácticamente eliminar una sola restricción tras el fin del pasaporte covid: la mascarilla en interiores.

Sobre ello ha vuelto a ser preguntada la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros y en la que ha insistido en que confía en que su retirada pueda ser “más pronto que tarde”, aunque ha recordado que la incidencia, aunque sigue a la baja -hoy es de 515-, es aún alta y la decisión habrá que tomarla de la mano de los expertos.

Pese a que la incidencia continúa en descenso, los expertos abogan por reducir aún más los indicadores de hospitalizaciones y de ingresos uci antes de tener que prescindir del todo de la mascarilla en espacios cerrados.

Sin embargo, Cataluña y Andalucía han apremiado otra vez a quitarlas ya en los colegios de forma progresiva, comenzando por los niños más pequeños, tal y como propuso hace unos días la Asociación Española de Pediatría y así lo señalarán mañana en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.