Los test de diagnóstico microbiológico rápido, visibilizados en la pandemia de coronavirus, son “fundamentales” en el manejo temprano de las infecciones respiratorias. “Conocer rápidamente el microorganismo causal nos permite administrar precozmente el antibiótico apropiado, sin esperar a la microbiología convencional”, considera en un artículo para EFEsalud el doctor Ricard Ferrer, miembro del Grupo de Expertos en Diagnóstico Rápido Avanzado (GEDRA)

“La importancia de los test rápidos de calidad y fiabilidad”, por el doctor Ricard Ferrer
FOTO EFE/Rafa Alcaide

“La importancia de los test rápidos de calidad y fiabilidad”, por el doctor Ricard Ferrer

Ferrer, también jefe de Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Universitario Vall d’Hebron, aborda en esta tribuna la importancia de los test rápidos de diagnóstico que permiten una detección e intervención precoz de enfermedades como la neumonía.

El especialista es jefe de Grupo Shock, Disfunción Orgánica y Resucitación (SODIR) Vall d’Hebron Institute of Research (VHIR), profesor asociado de la Universidad de Barcelona y anterior ocupó la presidencia de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC).

Esta es la tribuna sobre la importancia de estos test rápidos que han tenido especial visibilidad en esta pandemia de coronavirus.

La neumonía es uno de los problemas respiratorios más relevantes en España por su alta frecuencia y potencial gravedad: una de cada cinco personas que la sufren deben ingresar en el hospital para recibir tratamiento.

Para conseguir buenos resultados clínicos, la clave es lograr una detección e intervención precoz de la enfermedad, para así evitar complicaciones.

Esta patología puede tener diversos orígenes incluyendo las infecciones bacterianas, pero también otras enfermedades como la gripe o la covid-19, por lo que su diagnóstico concreto ayuda a hacer más efectivo el tratamiento del paciente y descartar otras patologías.

Ferrer: El coronavirus ha dado visibilidad a los test rápidos

La crisis del coronavirus ha dado visibilidad a la importancia de las pruebas diagnósticas rápidas y efectivas. Durante los periodos epidémicos de otoño-invierno es importante disponer de pruebas sindrómicas capaces de diferenciar enfermedades con características comunes como son la gripe, la covid-19 o una neumonía de otra causa.

La adecuada identificación del agente causal facilita la gestión de los rebrotes que puedan producirse por la covid-19 y ayudar, así, a aliviar presión de pacientes en centros sanitarios.

Ferrer test rápidos
Doctor Ricard Ferrer, miembro del Grupo de Expertos en Diagnóstico Rápido Avanzado (GEDRA). Foto cedida

Los pacientes con sepsis y shock séptico, la forma más grave de infección por neumonía, requieren ingreso en UCI, son patologías tiempo-dependientes, es decir que el retraso en un tratamiento antibiótico apropiado se acompaña de una mayor mortalidad.

Por tanto, en la sepsis es especialmente relevante disponer de una identificación precoz del microorganismo causal y ajustar el tratamiento
antimicrobiano en función del resultado.

Por otro lado, las infecciones nosocomiales que acontecen en las UCI o en otras áreas del hospital pueden ser ocasionadas por microorganismos multirresistentes, que requieren pautas de tratamiento empírico de amplio espectro.

En esta situación, también el retraso en administrar el tratamiento antibiótico apropiado se acompaña de mayor mortalidad. En estas infecciones la identificación precoz del microorganismo causal nos permite ajustar el tratamiento empírico a un tratamiento
dirigido de menor espectro.

Por ello tanto en la infección comunitaria como en la infección nosocomial graves, la administración de un tratamiento antibiótico apropiado precoz es el principal factor modificable que mejora la supervivencia.

Las técnicas de diagnóstico microbiológico convencional aportan resultados en 48-72 horas, con el consiguiente impacto en la toma de decisiones por parte de los clínicos. Esto obliga a que el tratamiento antimicrobiano inicial de la neumonía este basado en la epidemiología más frecuente pero no en información del caso.

Si el tratamiento antibiótico inicial (empírico) es inapropiado, el retraso en 72 horas de un cambio terapéutico tiene consecuencias clínicas. Por este motivo, el papel de las técnicas de diagnóstico microbiológico rápido es fundamental en el manejo de estas infecciones. Conocer rápidamente el microorganismo causal nos permite administrar precozmente el antibiótico apropiado, sin esperar a la microbiología
convencional.

El retraso en administrar el tratamiento antibiótico apropiado se acompaña de mayor mortalidad, y esto obliga a que en los pacientes con factores de riesgo para infección por microorganismos multirresistentes o en los pacientes graves, se utilicen pautas de tratamiento antibiótico empírico muy amplias y en muchos casos en forma combinada de varios antibióticos.

Las pruebas microbiológicas de diagnóstico rápido, al identificar rápidamente el microorganismo causal de la infección, permiten ajustar el tratamiento al menor espectro posible, reduciendo la presión antibiótica.

La presión antibiótica es el principal factor asociado a la aparición de microorganismos multirresistentes, por tanto, el uso de estas técnicas contribuiría en el control de estos.

En conclusión, el rápido aislamiento y la identificación precoz de los microorganismos que causan la neumonía es fundamental para la selección precoz de la terapia antimicrobiana adecuada, con potenciales beneficios en la supervivencia del paciente.

Además, el uso de estas pruebas microbiológicas de diagnóstico rápido, integradas normalmente en programas de optimización del uso de los antimicrobianos (PROA), permiten reducir el uso innecesario de antibióticos de amplio espectro que son un factor clave en la aparición de microorganismos multirresistentes.