Europa alberga un cuarto de los casos de cáncer en el mundo, pese a representar sólo una décima parte de la población mundial. Además se prevé un aumento de los casos de casi un 25 % de aquí a 2035, lo que convertirá el cáncer en la principal causa de muerte en la UE. Es por ello que Europa ha diseñado un plan que contará con una financiación de 4.000 millones de euros para combatir esta enfermedad

Frenar el cáncer: un plan europeo para salvar vidas
Infografía sobre cómo actúa la inmunoterapia en el sistema inmune y el cáncer. Cedida por Roche.

En 2020, en la Unión Europea fueron diagnosticadas de cáncer 2,7 millones de personas, y 1,3 millones perdieron la vida por esa enfermedad.

Existen diferencias dentro del continente, como son las tasas de supervivencia tras el tratamiento de cáncer, que varían un 20 % entre países, y las del cáncer de colon a cinco años, que presenta una horquilla de variación del 49 al 69.

Todas estos datos ponen de relieve la necesidad de la UE de intensificar sus esfuerzos contra el cáncer mediante políticas concretas.

Además, la pandemia de COVID-19 ha tenido un grave efecto sobre los cuidados del cáncer: ha perturbado la prevención y el tratamiento, retrasado el diagnóstico y afectado al acceso a los medicamentos, explica la Comisión Europea en su web oficial.

En la nota informativa, se recuerda que la UE lleva décadas trabajando en la lucha contra el cáncer, pero que su último plan de acción se desarrolló a principios de la década de 1990, por lo que se considera que Europa debe renovar urgentemente su compromiso con la prevención, el tratamiento y los cuidados del cáncer para que se adapte a los crecientes retos ligados a la enfermedad y refleje los avances en materia de cuidados.

Frenar el cáncer: plan europeo

En los próximos años, el Plan contra el Cáncer, que incluye medidas concretas en relación al tabaco, el alcohol y la alimentación, se centrará en ayudar a los investigadores de los Estados miembros pequeños y grandes a intercambiar conclusiones y les facilitará el acceso a datos sanitarios cruciales sobre las posibles causas del cáncer y sus tratamientos prometedores.

A través de sus acciones e iniciativas, el personal médico y los hospitales podrán aprovechar una gran cantidad de información compartida, lo que permitirá que los pacientes de toda la UE puedan beneficiarse de cuidados y tratamientos mejores.

Una amplia gama de políticas de la UE respaldará el Plan contra el Cáncer, con la digitalización, la investigación y la innovación como puntos de partida de un nuevo enfoque en materia de cuidados del cáncer en la UE.

Las acciones abarcarán desde el empleo, la educación, la política social y la igualdad, pasando por la comercialización, la agricultura, la energía, el medio ambiente y el clima, hasta el transporte, la política de cohesión y la fiscalidad.

El Plan no tiene fecha de finalización, pero estará sujeto a revisiones periódicas, la primera a finales de 2024. Esta revisión evaluará si se han llevado a cabo suficientes acciones para alcanzar los objetivos o si es necesario tomar medidas adicionales

Medidas: alcohol, tabaco, alimentación

Alcohol

De acuerdo con la misma fuente, Europa tiene los mayores niveles de consumo de alcohol del mundo y el cáncer atribuible al alcohol constituye un grave problema sanitario.

A pesar de ello, pocas personas son conscientes de que el alcohol es un factor de riesgo en el cáncer. Es necesario reforzar las políticas de control del alcohol para prevenir los casos de cáncer y las muertes atribuibles a su consumo.

Por consiguiente, la Comisión apoyará a los Estados miembros en la aplicación de una amplia gama de políticas, tales como la reducción de la asequibilidad y disponibilidad del alcohol, la limitación de su publicidad y promoción, así como la sensibilización sobre el vínculo entre el consumo de alcohol y el desarrollo del cáncer.

Asimismo, la Comisión revisará la legislación de la UE sobre los impuestos sobre el alcohol. También revisará la legislación fiscal sobre la compra transfronteriza de productos alcohólicos. Actualmente está en curso una consulta pública sobre este asunto.

Tabaco

El consumo de cigarrillos y otras formas de tabaco es responsable de entre el 15 y el 20 % del total de los casos de cáncer en Europa, lo que le convierte en el principal factor de riesgo evitable.

Además de abordar los productos del tabaco tradicionales, seguirá siendo prioritario tomar medidas relativas a la próxima generación de tabaco y productos relacionados, ya que siguen entrando en el mercado nuevos productos como el tabaco calentado, entre otros.

Es necesario proteger a los jóvenes de adquirir hábitos duraderos y perjudiciales para la salud.

El Plan contempla medidas para ayudar a crear una «generación sin tabaco» adoptando un enfoque global con respecto a este, en el que se incluirá:

  • Una revisión de la Directiva sobre los productos del tabaco para hacer más estricta la regulación del producto;
  • Una revisión de la Directiva sobre fiscalidad del tabaco, a fin de examinar los tipos impositivos mínimos de la UE sobre los productos del tabaco y armonizar la fiscalidad de los nuevos productos;
  • Una revisión de la legislación fiscal de la UE sobre la compra transfronteriza de productos del tabaco: actualmente está en curso una consulta pública sobre este asunto;
  • El tratamiento de la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco en las redes sociales y los servicios en línea; y el apoyo a los Estados miembros en la aplicación del Convenio Marco para el Control del Tabaco de la OMS.

La Comisión propondrá una actualización de la Recomendación del Consejo sobre los entornos libres de humo y recomendará que se extienda su ámbito de aplicación a los productos emergentes, tales como los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentado.

Asimismo, se dará un nuevo impulso a los Estados miembros para que mejoren la aplicación de la legislación vigente en el marco de sus estrategias generales de control del tabaco, entre ellas las relativas a las ventas a menores y las campañas en pos del abandono del tabaco.

Alimentación

La dieta puede influir en el riesgo de padecer cáncer muchos años antes de su diagnóstico, ya durante la infancia.

Una alimentación compuesta de una amplia ingesta de frutas y hortalizas, granos enteros en lugar de refinados y un consumo bajo de carne roja y carne transformada, de bebidas azucaradas y de sal reducirá el riesgo no solo de cáncer, sino también de enfermedades cardiovasculares, diabetes y mortalidad en general.

La Comisión evaluará el Plan de Acción de la UE contra la Obesidad Infantil 2014-2020 y propondrá acciones de seguimiento.

Se establecerán sólidas sinergias con la Estrategia «De la Granja a la Mesa» y se propondrá una revisión del programa de distribución de frutas, hortalizas y leche en los centros escolares para que los niños dispongan de más productos saludables.

Además, la Comisión está llevando a cabo una revisión de la política de promoción de los productos agrícolas con el fin de mejorar su contribución a una producción y un consumo sostenibles y en línea con el cambio a una dieta basada en mayor medida en los vegetales, con menos carne roja y transformada y menos alimentos relacionados con el riesgo de padecer cáncer y con más frutas y hortalizas.

Infografía Plan europeo contra el cáncer

Centro de conocimiento sobre el cáncer, el primer paso

La Comisión ha abierto recientemente el Centro de Conocimiento sobre el Cáncer, primera medida emblemática ejecutada del citado plan.

El Centro se ha constituido como nueva plataforma en línea para reunir documentación y coordinar actuaciones contra la principal causa de muerte entre los menores de 65 años en Europa.

Hará un inventario de la documentación más reciente sobre el cáncer, facilitará directrices sanitarias y sistemas de garantía de la calidad, y supervisará y proyectará tendencias en materia de incidencia y mortalidad del cáncer en toda la UE.

También aporta un foro en el que todas las personas dedicadas a la lucha contra el cáncer podrán difundir mejores prácticas, colaborar y coordinarse para aprovechar al máximo nuestros conocimientos colectivos y la ciencia basada en pruebas.

El cáncer en España: una urgencia vital

El citado plan europeo ha servido de arco de apertura a la jornada ‘El cáncer en España: una urgencia vital’, donde más de treinta entidades implicadas en su abordaje —sociedades científicas, asociaciones de pacientes y ONG’s— han hecho frente común para definir una ‘hoja de ruta’ con la que abordar las inequidades y retos existentes en torno a una patología que causa más de 113.000 muertes y 280.000 nuevos diagnósticos anuales en España.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha participado en el encuentro corroborando el apoyo del Gobierno al proyecto ‘Cancer NOW’, impulsado por la Fundación para la Excelencia y la Calidad de la Oncología (ECO).

En su intervención, Darias ha señalado como “prioridad de primer orden” mejorar la detección y tratamiento mediante apuestas como la Estrategia Nacional Frente al Cáncer, el Plan Inveat —que destinará 795 millones de euros a Unidades de Alta Tecnología— o la Oncología de Precisión.

En este encuentro han participado más de veinte panelistas a través de diferentes bloques que han analizado ejes como el acceso a la innovación, la incorporación y manejo de más biomarcadores en la práctica clínica, y la equidad en la asistencia oncológica

España: equidad en la asistencia oncológica

Sobre este punto se han puesto de manifiesto las inequidades existentes entre hospitales de las distintas Comunidades Autónomas.

En palabras del doctor Carlos Camps, director de Programas Científicos de la Fundación ECO, la primera transformación debe afrontarse desde la base: “Tenemos una organización del sistema sanitario modélica, pero modélica para los años 80”.

Por ello, se aboga por una reforma profunda de los procedimientos dentro de la cual se atienda la incorporación de forma homogénea en todo el territorio de nuevas tecnologías diagnósticas, así como maximizar el aprovechamiento de los recursos humanos y económicos que repercuta en mejoras asistenciales, sin distinciones, para todos los pacientes oncológicos.

En la mesa denominada ‘Biomarcadores en Oncología’, el vicepresidente de la Fundación ECO, el doctor Jesús García-Foncillas, ha puesto el foco en el “cambio de paradigma” que ha supuesto la llegada de biomarcadores para “realizar una aproximación más dirigida que permite poner en valor la oncología y buscar los tratamientos más eficaces en base a las características moleculares de la enfermedad”.

Los ponentes de esta mesa se mostraron de acuerdo en una misma idea: es urgente detectar e incorporar nuevos biomarcadores a la cartera de servicios del SNS de una manera efectiva. En Oncología, apostar por la medicina de precisión es apostar por una medicina de calidad, han coincidido los panelistas.

Posteriormente, en la última mesa dedicada al acceso a la innovación se han abordado las diferencias de acceso a nuevos tratamientos oncológicos de los pacientes españoles respecto a los ciudadanos europeos, así como entre las diversas CC.AA. del país.

Diversos estudios aludidos revelan que solo el 50 % de los fármacos aprobados a nivel europeo por la EMA son aprobados en España.

O bien que, tras su aprobación por la EMA, el tiempo medio de acceso en España supera los 400 días frente a los cerca de 120 días de países como Alemania.