Los gimnasios oncológicos para favorecer la curación de los niños con cáncer serán muy pronto una realidad en España de la mano de la Fundación Unoentrecienmil, que abrirá el primero de ellos en el Hospital Universitario de La Paz, en Madrid

Gimnasios oncológicos para favorecer la curación de niños con cáncer
El ex jugador de baloncesto Felipe Reyes en el acto de presentación

Gimnasios oncológicos para favorecer la curación de niños con cáncer

Este proyecto piloto, denominado “Acelerador Unoentrecienmil”, nace con la idea de expandirse a otros hospitales y cuenta con una plataforma digital cuya misión es la de guiar la terapia y recopilar los datos para la investigación del cáncer infantil en España.

Está demostrado científicamente que el ejercicio físico es bueno para la salud, pero además una práctica pautada y continuada pueda acelerar la recuperación de niños que sufren de cáncer, como demuestra una investigación, todavía en curso, financiada por la citada Fundación.

El estudio está liderado por la doctora Carmen Fiuza, jefa de Investigación del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital 12 de Octubre, y Alejandro Lucía, Investigador de la Universidad Europea de Madrid y Premio Nacional de Investigación en Medicina del deporte.

Los resultados apuntan a la atenuación de los efectos secundarios del tratamiento farmacológico e incluso la reducción de un 17 % del tiempo de hospitalización.

En resumen, se ha demostrado que realizar actividad física durante la terapia mejora algunas poblaciones celulares y fortalece el organismo para tolerar mejor los tratamientos y atacar al cáncer.

El ejercicio consigue además reducir algunos de los síntomas comunes de las terapias oncológicas, como la fatiga, ya que hacer ejercicio durante el tratamiento ayuda a tolerarlo mejor.

En palabras de Carmen Fiuza, investigadora principal de este proyecto, denominado Aceleradora Unoentrecienmil, “el ejercicio físico, a diferencia de un fármaco o una pastilla, provoca que el músculo, que es un órgano endocrino, libere sustancias que activan nuestro sistema inmune y, de esta manera, podemos entrenar también a las células para que ataquen mejor a los tumores.”

Actualmente solo el 10 % de los 49 hospitales que hay en España con servicio de oncología infantil incluyen el ejercicio físico como parte del tratamiento y la misión de la Fundación es que todos ellos/as puedan optar a esta receta deportiva y no farmacológica para salir adelante y mejorar su calidad de vida a corto, medio y largo plazo.

Entre los atributos del proyecto cabe subrayar que es un tratamiento, por lo que marca distancias con actividades lúdicas y de ocio.

Así necesita de la prescripción de un médico, y de una evaluación previa para pautar la dosis adecuada, la intensidad, días y tiempo.

Además es individualizado y se adapta a los diferentes estados y momentos del paciente, así como a diferentes edades (niñas/os y adolescentes).

Gimnasios oncológicos: la motivación es clave

Sus responsables consideran que la motivación, tanto de los profesionales como de los pacientes, será clave para el éxito de los gimnasios oncológicos.

De los profesionales sanitarios y médicos por el carácter innovador del servicio, los resultados cuantitativos y cualitativos y un lugar donde hacer ciencia.

De los pacientes por ser un escape a la rutina hospitalaria, un lugar donde socializar con otros pacientes, a los adolescentes les devuelve parte de la autonomía perdida en el hospital y supone un espacio propio al que acudir sin los mayores, les hace sentir como personas no enfermas.

Finalmente se trata también de un espacio para hacer ciencia: ya que uno de los objetivos principales del proyecto es fomentar la investigación en torno al cáncer.

El gimnasio oncológico de La Paz se construirá en la cubierta del edificio de Extracciones, conectado al Hospital infantil y constará de 3 partes:

Una rampa de madera que hará de conexión del edificio principal con el módulo, un segundo espacio circular que servirá de zona de espera y calentamiento y, por último, un espacio rectangular que albergará tanto las máquinas y demás elementos para realizar el ejercicio como una pequeña unidad para los investigadores.

La obra ha sido diseñada por el estudio de arquitectura Murado&Elvira.

La consultora de innovación social Innuba, ha sido un socio clave en el diseño liderando la parte del proyecto (servicio-espacio-experiencia) en el que han participado pacientes, médicos, terapeutas, nvestigadores y personal del propio hospital.

La consultoría de desarrollo tecnológico Interacso ha participado en la materialización de la
plataforma digital y la creación de espacios para llevar a cabo el servicio en los hospitales.

El coste final del gimnasio oncológico ronda el millón de euros.

De esta cifra un 60 % se ha podido sufragar gracias al apoyo de empresas como Nationale- Nederlanden, Fundación Adey, Fundación Entrecanales, KIA, Novartis y Logicor.

Se espera poder financiar el resto del proyecto con la incorporación de nuevas empresas y a través de donaciones directas en la página aceleradoraunoentrecienmil.org.

La fundación Unoentrecienmil

La Fundación Unoentrecienmil nació en 2012 con el objetivo de impulsar proyectos de investigación para conseguir la curación plena de la leucemia infantil.

Desde entonces se han comprometido 3,5 millones de euros destinados a la investigación. Entre las líneas más prometedoras destaca el estudio CUNINA cuyos primeros resultados demuestran que la leucemia infantil se puede prevenir.

Actualmente, la Fundación está participando en todos los ámbitos que impactan positivamente en la curación de la leucemia infantil: prevención, medicina de precisión, inmunoterapias, recaídas y actividad física y curación emocional.

Cada año se diagnostican 1.200 casos nuevos de cáncer infantil y dos de cada diez niños diagnosticados no lo supera.

De acuerdo con los datos proporcionados por la citada fundación, la leucemia infantil es el cáncer mayoritario en edad pediátrica y en España hay un nuevo caso cada día.