La esclerosis múltiple es una enfermedad que limita pero no incapacita, un mensaje que transmite la jugadora profesional del World Padel Tour Mapi Sánchez como paciente y ejemplo de superación en esta enfermedad neurológica

Mapi Sánchez: “Cuando piensan en esclerosis múltiple imaginan una persona en silla de ruedas”

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad neurológica que afecta al sistema nervioso central de una de cada 3.000 personas en el mundo, afectando principalmente al cerebro y la médula espinal, artífices del control de todas las funciones corporales.

La mayoría de los casos se diagnostican en personas de entre 20 y 40 años, siendo más frecuente en mujeres y pudiendo aparecer también en niños, adolescentes y ancianos.

La calidad de vida no influye en su aparición, pues varios deportistas de élite sufren esclerosis múltiple. Este es el caso del jugador de baloncesto Asier de la Iglesia o la jugadora de pádel profesional Mapi Sánchez Alayeto, ambos ganadores de los VI Premios Solidarios con la Esclerosis Múltiple de la Fundación Merck Salud.

premios solidarios con la esclerosis múltiple

La enfermedad de las mil caras

La carrera profesional de Mapi ascendía a lo más alto del ranking del World Padel Tour cuando conoció su diagnóstico.

“La verdad que al principio di un bajón bastante grande, no voy a mentir. Lo primero que me vino a la cabeza fueron pensamientos negativos, la incapacidad y el empeoramiento progresivo”

comparte la jugadora.

Normalmente el sistema inmunitario protege al cuerpo, pero en el caso de esta enfermedad la mielina ataca a las neuronas por error. No todos los síntomas aparecen por igual en todos los pacientes, ni con la misma intensidad, razón por la que la EM es conocida como “la enfermedad de las mil caras”.

“Hay días en el que el cuerpo está tan cansado que no tiene esa chispa que necesito para entrenar a nivel profesional. Los brotes que he tenido han sido pérdida de sensibilidad de las piernas, vértigos y mareos”

cuenta Mapi.
mapi s. alayeto

La esclerosis múltiple es una enfermedad que hace que la vida sea impredecible, causa que afecta a la calidad de vida del paciente, a sus familiares y amigos.

“Al final hoy puedes estar bien, pero mañana no lo sabes. Hay que disfrutar la vida. La mente siempre ayuda mucho a estar bien al cuerpo, por lo que hay que ser positivo”

aconseja la deportista.

Actualmente no existe una cura para esta enfermedad, pero cada vez son más los tratamientos que la mantienen a raya: terapias farmacológicas, tratamiento de los brotes, de lo síntomas y tratamiento rehabilitador (fisioterapia, psicología, trabajo social, neuropsicología, terapia ocupacional y logopedia).

“Todo el mundo que le cuento que tengo esclerosis me dice que hace 10 años los tratamientos no tenían nada que ver con los que hay hoy en día. Ahora yo estoy con uno que me mantiene bastante estable, de momento”.

Un ejemplo social

Mapi recibió el premio de la Fundación Merck por su labor social y ejemplo de superación para los pacientes afectados por esta enfermedad.

Su proyecto ‘Ejemplo de esfuerzo, sacrificio, constancia y energía’ recibió el premio en la categoría ‘AprEMdemos de ell@as’ por aportar su granito de arena y visibilizar esta enfermedad.

“Soy un personaje, digamos público, que quiere hacer ver que ante las dificultades que tengamos todos hay que superarse, levantarse cada día y estar positivos. Siempre va a haber días mejores”

expresa la jugadora profesional de pádel.

La esclerosis múltiple sigue siendo una enfermedad estigmatizada, razón por la que uno de los objetivos perseguidos por Mapi es contribuir a su normalización.

“Cuando se piensa en esclerosis múltiple se piensa en incapacidad, una persona en silla de ruedas. Creo que se tiene información, pero no toda ni la correcta. Hoy en día con la buena salud y medicamentos que hay se puede hacer una vida bastante normal, siempre y cuando te funcionen y estés controlado”

recalca la deportista de élite.

Uno de los recientes proyectos en su lucha social contra la esclerosis ha sido la organización de un torneo de pádel en Zaragoza, su ciudad natal, con el que recaudar fondos para la Asociación Baila con la EM y seguir avanzando en la investigación de la enfermedad.

jugadora padel gemelas Alayeto
Las gemelas Mapi (i) y Majo (d) Sánchez Alayeto posan ante la Basílica del Pilar de Zaragoza. EFE/Javier Cebollada

Competir contra la esclerosis múltiples

Mapi Sánchez conmocionó al mundo del deporte al publicar con su comunidad su diagnóstico. “Tenía dudas de hacerlo público, pero decidí que era lo mejor porque posiblemente tendría más brotes a lo largo del año”, dice la deportista.

“Me encontré con una respuesta por parte de todos los seguidores que me mostraron todo su apoyo y cariño. La verdad que eso me hizo coger más fuerza para ese duro momento”

comparte Mapi.

Su vida cambió y la competición aumentó su dificultad al encontrarse “más cansada, sin buenas sensaciones” en el cuerpo.

“Con mi neuróloga hablaba de hacer vida normal, pero yo no veía mi vida muy normal. Yo a mi cuerpo le exijo día a día esfuerzos grandes, y no solo en lo que es la competición, sino en intentar estar al máximo nivel en cada momento”.

La fortaleza de la jugadora ha ayudado a superar la adversidad del diagnóstico. Sus múltiples reconocimientos a nivel deportivo reflejan su rechazo a rendirse y su dedicación al colectivo muestra su influencia positiva para las personas con esclerosis múltiple.