La de este viernes fue una jornada frenética en Washington, con rumores sobre la salud de Trump y rastreo de sus contactos recientes, como el demócrata Joe Biden, que anunció que se había sometido a una prueba con resultado negativo.