El Consejo de Ministros aprobará el próximo martes un real decreto que eliminará la obligatoriedad de las mascarillas en exteriores, una medida que, “si todo va bien”, entrará en vigor dos días después, el 10 de febrero, una vez sea publicada en el BOE

Covid en España: Las mascarillas dejan de ser obligatorias en la calle el próximo jueves

Covid en España: Las mascarillas dejan de ser obligatorias en la calle el próximo jueves

Así lo ha explicado en declaraciones a Efe la ministra de Sanidad, Carolina Darias, poco antes de firmar un acuerdo con AstraZeneca para la adquisición de 30.000 dosis del medicamento Evusheld, un anticuerpo monoclonal dirigido a mejorar la protección de las personas inmunodeprimidas contra la covid-19.

Sanidad llevará así un nuevo decreto con el que se eliminará la imposición de mascarillas al aire libre, que se publicará, “si todo va bien”, en el BOE el miércoles día 9 para que pueda entrar en vigor un día después.

Previamente, la ministra dará cuenta de la medida a los consejeros en un Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que ha convocado para el lunes; los detalles de la norma se están aún ultimando, indican a Efe fuentes de su departamento.

Las mascarillas son obligatorias al aire libre, salvo que se esté practicando deporte individual o en espacios naturales, desde el pasado 24 de diciembre; fue una de las medidas que el Ejecutivo acordó con los responsables autonómicos en la conferencia de presidentes celebrada dos días antes para frenar el avance de la sexta ola.

El decreto que devolvió la imposición de los cubrebocas en espacios abiertos -cuyo uso se había relajado en junio de 2021 ante los buena evolución de la pandemia- fue convalidado el martes en el Congreso no sin pocas críticas de los grupos parlamentarios.

Preguntada por qué la medida se ha aplazado una semana más, Darias ha respondido que se adoptó con el aval de los presidentes autonómicos en un momento en que había “un crecimiento exponencial de casos por la variante ómicron y teníamos una gran incertidumbre sobre como se iba a comportar”.

Y es ahora, cuando se han encadenado tres semanas de bajada de todos los indicadores epidemiológicos, cuando se ha optado por volver a eliminarlas en exteriores, ha añadido.

Según los datos ofrecidos ayer por el Ministerio de Sanidad, la incidencia acumulada del coronavirus se sitúa en 2.420 casos por cada 100.000 habitantes, con bajadas continuas desde hace dos semanas. El pasado viernes estaba en 3.078.

Los contagios diarios también están siendo menores y la presión hospitalaria está en descenso. Todos los indicadores de evolución de la pandemia constatan la superación del pico de la sexta ola y su descenso claro y diario en todas las comunidades y los grupos de edad.

Las altas hospitalarias superan a los nuevos ingresos y la positividad por PCR también está bajando.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, durante la rueda de prensa posterior a la visita del dispositivo de vacunación en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. EFE/Biel Aliño

La mascarilla, en retroceso en Europa

El uso de la mascarilla está en retroceso en varios países europeos, en lo que a espacios abiertos se refiere, gracias a la evolución de la pandemia.

La OMS ya ha constatado que Europa está en buena posición para controlar la covid-19 debido a la alta tasa de vacunación de su población y al extendido nivel de contagios, lo que lleva a varios países a aligerar las limitaciones.

El más avanzado en ese aspecto es Dinamarca, que el pasado día 1 eliminó todas las restricciones impuestas por la cuarta ola de coronavirus, por considerar sus autoridades que la variante ómicron no implica un “peligro” para su sanidad ni sus habitantes y pese a los altos niveles de incidencia que registra el país.

Desde este último martes ya no es obligatorio para los daneses usar mascarillas en interiores, han desaparecido las restricciones en la restauración, la vida cultural y social y reabren las discotecas.

Italia

El Consejo de Ministros del pasado lunes aprobó que desde el 11 de febrero se podrá estar de nuevo sin mascarilla al aire libre, con lo que deroga la norma introducida antes de las vacaciones de Navidad, y ante la mejoría de la incidencia de contagios del coronavirus en las últimas semanas.

Se mantendrá la obligación de llevar mascarilla dentro de los lugares cerrados como restaurantes, cines, teatros gimnasios y en los transportes públicos, donde además será obligatorio usar las de tipo Ffp2, que garantizan mayor protección.

Francia

Llevar mascarilla en la calle ya no es obligatorio en Francia desde el pasado miércoles, el día en que se levantaron una parte de las restricciones que se habían impuesto en diciembre para hacer frente a la quinta ola protagonizada por ómicron.

No obstante, hay que seguir llevando mascarilla en el exterior cuando no se puede mantener un metro de distancia con otras personas y de forma sistemática en espacios públicos interiores, salvo en lugares donde se consume comida o bebida como bares y restaurantes.

Alemania

En Alemania es obligatorio llevar mascarilla “en todos aquellos sitios donde la gente esté en contacto estrecho” aunque cada Land o región puede ordenar medidas específicas. En las escuelas es obligatorio llevarlas en todas las clases.

El próximo 16 de febrero hay una reunión entre el Gobierno federal y las autoridades regionales en las que se podrá decidir si se aprueba una relajación de las medidas vigentes, aunque quizás en primer lugar las que afectan al acceso a comercios y hostelería de vacunados, inmunizados y no vacunados.

Portugal

En Portugal es obligatorio todavía el uso de mascarilla en la calle, aunque desde este jueves ya no es necesario presentar un test negativo para ingresar por vía aérea en el país.

Reino Unido

El Gobierno retiró la semana pasada la mayoría de restricciones para minimizar contagios en Inglaterra, donde reside más del 83 % de los 67 millones de personas del Reino Unido.
Las mascarillas han pasado a ser opcionales tanto en espacios interiores como exteriores y se ha dejado de exigir una prueba de vacunación o test negativo a la entrada de eventos multitudinarios.