El informe "El reto social del cáncer de ovario" tiene entre sus objetivos avanzar en la concienciación y visibilización del cáncer de ovario, tanto a nivel social como sanitario, para mejorar la supervivencia y la calidad de vida de las afectadas

Educar y sensibilizar para dar visibilidad al cáncer de ovario
La educación de los sanitarios es importante para visibilizar el cáncer de ovario. EFE

Educar y sensibilizar para dar visibilidad al cáncer de ovario

  • 2 de marzo, 2022
  • MADRID/ EFE/ CLARA BARRIO
  • Fuente:

El cáncer de ovario es el cuarto cáncer más frecuente en mujeres y la primera causa de muerte por cáncer ginecológico en España, donde se diagnostican unos 3.300 casos anuales, de los que el 58,9 por ciento fallecen.

La Asociación de Afectados de Cáncer de Ovario (ASACO) y la Fundación Más Que Ideas (MQI) impulsan la visibilidad de este tumor y favorecen la reflexión a nivel social y sanitario, bajo la iniciativa “El reto social del cáncer de ovario”.

Este documento ha sido realizado por una veintena de profesionales de la salud, pacientes, familiares de afectados y representantes de asociaciones contra el cáncer de ovario.

Su objetivo es poner la mirada en realizar diagnósticos más precoces y obtener mejores resultados en supervivencia y calidad de vida de las mujeres que padecen esta enfermedad.

Además, quieren promover el diálogo en torno al autocuidado y el reconocimiento de la salud ginecológica.

Abordaje multidisciplinar y educación sexual

El informe establece cuatro prioridades imprescindibles:

  • Educar a la sociedad y a los colectivos sanitarios sobre el reconocimiento de síntomas
  • Facilitar el acceso a la cirugía especializada y el abordaje multidisciplinar
  • Educar en salud ginecológica, sexual y reproductiva
  • Formar a profesionales de la salud en materia de comunicación

Para ello, proponen una serie de acciones basadas en la concienciación y la sensibilización como ejes fundamentales de sus campañas.

Ambas asociaciones detallan que el 80 % de las mujeres diagnosticadas con cáncer de ovario se encuentran en fases avanzadas de la enfermedad.

Aunque las pacientes reconocen la agilidad del proceso una vez diagnosticadas, creen que debe mejorar el reconocimiento de síntomas.

Seis de cada 10 mujeres afectadas afirma tener un conocimiento previo nulo sobre la enfermedad lo que, sumado a la inespecificidad de los síntomas, dificulta el reconocimiento del cáncer precozmente.

El reconocimiento de los síntomas es vital para el diagnóstico precoz. Imagen cedida por ASACO.

La especialización del equipo médico es imprescindible para lograr el éxito en la cirugía. El documento señala que el médico debe dedicarse a este tipo de operaciones al menos en un 50 % de su práctica clínica.

El cáncer de ovario no solo trae consecuencias en la salud física, también emocionales y sociales. Por tanto, se considera clave el abordaje multidisciplinar en las pacientes y la integración de la ginecología oncológica.

En estos términos, el autoconocimiento y el conocimiento sobre la salud ginecológica son factores clave, según los expertos.

Abordar las repercusiones a nivel reproductivo y sexual y lograr la implicación del personal sanitario puede ayudar a mejorar la calidad de vida de las mujeres afectadas por este cáncer.

Por último, las asociaciones manifiestan la necesidad de formar al personal sanitario en comunicación para transmitir de forma más empática y eficaz la información a pacientes y familiares.

Concienciar y sensibilizar para salvar vidas

El informe destaca también la importancia de concienciar a través de la sensibilización y la captación de la atención de la sociedad.

Las mujeres en general y también los hombres deben conocerlo para poder trasladar esta problemática a todas las personas y apoyar a las mujeres afectadas.

Los expertos recomiendan que se personalice la información por grupos de edad basándose en la implicación, empatía, claridad de los mensajes y el trabajo con personas influyentes, especialmente en las redes sociales.

¿Qué ocurre con la sexualidad con el cáncer de ovario?

Una de las demandas principales es el tratamiento de la sexualidad de la afectada con cáncer de ovario. En el informe matizan que se debe prestar atención para favorecer un mejor autoconocimiento del cuerpo y saber cómo hacer frente a problemas del plano sexual.

La sexóloga, socióloga y consultora en salud y género, Irene Aterido, explica a EFEsalud que “la sexualidad debe abordarse primero desde la oncología”.

“El profesional debe preguntar cómo es la vida de la mujer que acaba de ser diagnosticada. El cáncer de ovario tiene un curso inesperado y es muy irruptivo en el ciclo vital de la persona. Aparece de la nada y esto a nivel de gestión emocional es muy importante”, señala la especialista.

La sexóloga afirma que “los profesionales sanitarios deben tomar la iniciativa de tener en cuenta la función sexual y abordarla en consulta directamente”.

Asimismo, estos médicos deben contactar con profesionales de salud sexual para asesorarse y poder asesorar al paciente.

El tratamiento psicológico tiene que ir de la mano de un tratamiento de la sexualidad, según detalla Aterido: “El área pélvica, donde se desarrolla el cáncer de ovario, es un área fundamental para la vivencia sexual femenina y masculina. La comunicación de malas noticias se va haciendo mejor, pero la sexualidad no se aborda todavía”.

Anticipar para tratar

Es recomendable que la mujer afectada pueda preguntar sobre las secuelas del cáncer y tratamiento, así como el impacto que tendrá en su vida sexual.

“Hay que anticiparnos en las preguntas -añade- La recién diagnosticada no tiene que tener miedo de preguntar todo y precisamente todas las cosas que le dan miedo. Es importante preguntar por las secuelas a todos los niveles del organismo”.

La sexóloga recuerda que “a veces la oncología te salva la vida, pero es importante el durante y ver qué pasa después”.

Las cuestiones relacionadas con el placer es otro de los temas que suelen tratar en sexología en pacientes con cáncer.

Irene Aterido recuerda que “ningún tratamiento contra el cáncer va a afectar a las señales de placer del sistema nervioso central, por lo que no se pierde la capacidad de sentir placer, amor y afecto”.

Comunicar las malas noticias también a la pareja

Otro aspecto importante es el tratamiento del cáncer junto a la pareja sentimental y/o sexual de la paciente.

Esta experta señala que “no existen unas recomendaciones generales, pero se debe incluir a la pareja en la comunicación, si así lo desea la afectada”.

“El derecho de dar información sobre su salud es de la propia mujer y hay que atender a los ritmos de diagnóstico del duelo, así como considerar la etapa en la que está la pareja en el momento del diagnóstico”, concluye.