Vacunarse contra la gripe ayuda a prevenir esta infección y sus consecuencias. Pero, además, los cardiólogos destacan que esta vacuna desempeña un papel importante en la prevención de eventos cardiovasculares como el infarto de miocardio

Vacuna antigripal, la aliada del corazón
Un hombre se vacuna de la gripe . EFE/David Fernández

Vacuna antigripal, la aliada del corazón

Con la llegada de los primeros fríos en el hemisferio Norte, comienza la campaña de vacunación contra la gripe. Por lo general, la mayor parte de los afectados por esta enfermedad, que produce fiebre, tos, secreción nasal, dolores musculares, de cabeza, de garganta y un intenso malestar, se recupera en unos pocos días.

Sin embargo, algunas personas corren el riesgo de sufrir importantes complicaciones e incluso morir a causa de la gripe.

Una vacuna un tanto especial

“Las personas mayores, las mujeres embarazadas, los niños pequeños y los pacientes con ciertas enfermedades corren un mayor riesgo en caso de infectarse”, aclara el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés).

Según indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), la forma más eficaz de prevenir la enfermedad es la vacunación.

En este sentido, los especialistas de la Asociación Española de Vacunología explican que las vacunas “recrean la enfermedad sin producir la infección y así estimulan al sistema inmunitario para que desarrolle defensas, que actuarán en el momento en que se entre en contacto con el microorganismo que produce la infección y la enfermedad”.

La vacuna contra la gripe es un tanto especial pues, como los virus gripales mutan con mucha facilidad, es necesario vacunarse cada año.

“Debido a la naturaleza cambiante de estos virus, el Sistema Mundial de Vigilancia y Respuesta a la Gripe (un sistema mundial de centros nacionales de gripe y centros colaboradores de la OMS) hace un seguimiento continuo de los virus gripales que circulan en la población humana y actualiza la composición de las vacunas dos veces al año”, detalla la OMS.

Esta entidad recomienda la vacunación frente a la gripe a profesionales sanitarios, mujeres embarazadas en cualquier fase de la gestación, niños de entre 6 meses y 5 años, personas mayores de 65 años y pacientes con enfermedades crónicas.

En este sentido, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) recuerda la importancia de que los pacientes con enfermedades cardiovasculares reciban esta vacuna. Subrayan que es la medida más eficaz para prevenir la infección por el virus de la gripe y sus complicaciones.

De igual modo, manifiesta que también deben vacunarse las personas con factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión arterial, la diabetes y la obesidad.

Vacuna antigripal
El jefe del Servicio de Vigilancia Epidemiológica de Asturias, Ismael Huerta, y  el coordinador de Gestión Asistencial del Sespa, Óscar Suárez. Campaña de vacunación antigripal 2021-2022. EFE/Paco Paredes

Durante el brote de gripe, el riesgo de infarto es de un 10 %

“Sabemos que el riesgo de desarrollar un infarto de miocardio durante los brotes de gripe se sitúa en torno al 10 %. Este se mantiene elevado incluso tras el periodo de exposición al virus, de forma que hasta el 6 % de los infartos se relaciona con esta infección respiratoria”, señala Amelia Carro, portavoz de la SEC.

Asimismo, la cardióloga indica que la vacunación contra la gripe reduce nueve veces el riesgo de infarto.

La SEC, basándose en los datos de diversos estudios, destaca que la vacuna contra la gripe “tiene un importante papel en la prevención cardiovascular”. Recalcan que supone “una reducción del riesgo de entre el 17 % y el 54 %, en función del tipo de evento cardiovascular del que se trate”.

“La eficacia de las vacunas antigripales en la prevención cardiovascular es comparable o superior a muchas medidas de prevención secundaria. Por ejemplo, la toma de antihipertensivos, estatinas o el abandono del hábito tabáquico”, comenta la doctora Carro.

De hecho, según datos aportados por la SEC, los fármacos antihipertensivos reducen el riesgo de eventos cardiovasculares hasta un 25 %. Además de las estatinas (que se utilizan para bajar el colesterol), hasta un 30 % y el abandono del tabaco, hasta un 43 por ciento.

La ventaja de vacunarse

Teniendo en cuenta estos datos, así como los resultados de otros trabajos de investigación, los cardiólogos hacen hincapié en la importancia de la vacuna contra la gripe.

“La vacunación confiere una ventaja de supervivencia por mecanismos más allá de la prevención de infecciones y complicaciones derivadas de las mismas. Esto refuerza la idea de incluir la vacunación antigripal dentro de las medidas de prevención secundaria cardiovascular”, valora la doctora Carro.

Además, esta temporada, la vacunación frente a la gripe es especialmente importante. Durante el otoño y el invierno pasados, las medidas preventivas frente a la pandemia de covid-19 como el uso de mascarilla, las restricciones de aforo en espacios públicos o el distanciamiento social hicieron que los casos de gripe descendieran de manera drástica.

Esto se debe a que los mecanismos de transmisión de ambos virus coinciden, según indican los expertos.

Actualmente se espera un aumento de los contagios de gripe, pues cuando los casos de covid-19 van descendiendo poco a poco, las medidas preventivas se van relajando.

En este sentido, las autoridades sanitarias manejan la hipótesis de que, debido a la ausencia de estímulos inmunológicos por falta de exposición a los virus gripales en la pasada campaña, este año la gripe podría ser más virulenta.