La covid en Toledo. ‘El Bisturí’ viaja hasta la provincia castellano-manchega para conocer el Complejo Hospitalario de Toledo, su paso por la pandemia y los avances sanitarios de su nuevo centro universitario

Gerente del Hospital de Toledo: “Recordemos que no hay inmunidad permanente”
Imagen del Complejo Hospitalario de Toledo/Foto cedida

Gerente del Hospital de Toledo: “Recordemos que no hay inmunidad permanente”

El 20 de marzo de 2020, en plena primera ola, Toledo registró su pico máximo de casos diarios de covid: 203. Diez meses después, un 20 de enero de 2021 dentro de la tercera ola española, alcanzó los 948 casos, según datos del Centro Nacional de Epidemiología (Instituto Carlos III).

Tras la relajación de las restricciones en época navideña, Toledo vivía uno de sus peores momentos en una pandemia que ha dejado más de 2.000 fallecidos y más de 68.000 casos confirmados en la provincia.

En el nuevo programa de ‘El Bisturí’, Henar Fernández ha hablado con Juan Blas Quiles, gerente del Complejo Hospitalario de Toledo.

Covid: los primeros días del hospital de Toledo

El gerente del hospital describe la llegada de la pandemia como un “golpe”. El abastecimiento del centro de Toledo permitió sobrevivir al principio ante el nuevo virus de la covid. En poco tiempo empezó la escasez y los suministros dejaron de llegar.

“Fueron momentos duros. Había que conseguir proteger a los trabajadores lo más posible”, cuenta este directivo.

Según el gerente, una de las partes más complicadas fue preparar al hospital para lo que se venía encima.

“Tuvimos que aumentar el número de camas UVI. Normalmente tenemos una disposición de 21 camas y llegamos a tener 102. Tuvimos que buscar material por todos lados, contratar más personal, modificar los puestos de trabajo y tomar decisiones muy duras”, describe Blas Quiles.

¿Qué hemos aprendido de cara al futuro?

Desde el punto de vista médico, el doctor echa la vista atrás y reconoce el avance médico que ha supuesto esta pandemia para los profesionales de la salud.

“Hemos aprendido a tratar mejor a los pacientes y a hacer una reserva estratégica del material para que no nos vuelva a pillar desprevenidos”.

Además, añade la importancia de “estar preparados por si en un momento determinado volviese a surgir esta pandemia o la de cualquier otro virus”.

La covid permanecerá, como la gripe

Las vacunas dieron un respiro. Sin embargo, los casos siguen añadiéndose al contador y la normalidad no está implantada.

“La vacunación ha sido la solución mayoritaria. Aunque recordemos que no hay inmunidad permanente, que se va perdiendo con el paso del tiempo”, advierte. La prevención debe seguir vigente.

Dos ambulancias con personal médico llegan a la residencia en Tomelloso (Toledo). EFE/Ismael Herrero

Cáncer de mama: diagnósticos sin radiación

La unidad de cáncer de mama de este hospital de Toledo es una de las pocas en Europa que prueba un dispositivo para evitar el uso de la radiación en el diagnóstico.

“Participamos en el proyecto ‘Mammowave’, un beneficio muy importante para las mujeres. No dudamos en entrar en él y hemos aportado un número relevante de buenos resultados para que esta tecnología pueda ser autorizada por los organismos competentes a nivel europeo”, destaca el gerente.

El nuevo Hospital Universitario de Toledo

Con tres nuevas especialidades añadidas, este centro inaugurado el 16 de noviembre de 2020, acoge avances como la oncología radioterápica.

“Este servicio propio permite una atención más cercana y controlable de los pacientes. Es un avance importante para el tratamiento del cáncer y conlleva además un nuevo servicio: la radiofísica”.

El hospital ofrece así servicios complementarios sin tener que derivar a centros concertados a sus pacientes. Estos “ya no necesitan desplazarse hasta Ciudad Real para hacerse las pruebas”, siendo así una ventaja para el tratamiento oncológico.

“Hemos ganado en novedad, luminosidad y amplitud de espacios. La ventaja que tiene es que es un hospital con posibilidad de crecer”, resalta.